El Papa nombra al español Luis Francisco Ladaria responsable de la Doctrina de la Fe

Luis Francisco Ladaria. :: ap
Luis Francisco Ladaria. :: ap

El nuevo prefecto, que dirigió la tesis al párroco de Málaga Francisco Castro, pertenece a la misma congregación que Jorge Mario Bergoglio

D. MENOR / P. MARINETTO

roma/málaga. El Papa se quitó ayer de encima a uno de sus mayores críticos dentro de la Santa Sede, el cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el dicasterio vaticano que vigila la ortodoxia del catolicismo. Nombrado por Benedicto XVI poco antes de su renuncia al pontificado, Müller no fue cesado, sino que Francisco se limitó a no renovarle una vez terminado su contrato por cinco años. Le sustituye el arzobispo mallorquín Luis Francisco Ladaria, hasta ahora 'número dos' del antiguo Tribunal del Santo Oficio y miembro de la Compañía de Jesús, la misma congregación a la que pertenece Jorge Mario Bergoglio.

Luis Francisco Ladaria fue nombrado por Benedicto XVI Secretario de la Congregación en julio de 2008. Nació en Manacor (España) y estudió en la Universidad de Madrid, donde se graduó con una licenciatura en Derecho en 1966 y entró en la Compañía de Jesús el 17 de octubre de ese año. También asistió a la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid y a la escuela de Sankt Georgen de Filosofía y Teología en Fráncfort del Mano, Alemania.

Ladaria ha sido profesor de miles de alumnos de teología repartidos actualmente por los cinco continentes y la solidez de su teología y su fiel ejercicio vocacional son motivos de reconocimiento por los más de 70 alumnos a los que ha tutorizado la tesis. Entre ellos se encuentra el actual director espiritual de la parroquia malagueña de Santa Inés y profesor de los centros teológicos diocesanos, Francisco Castro, que destaca «su importante misión de servicio a la enseñanza y la verdad» así como su «entrañable faceta humana y espiritual». Junto a Castro, Ladaria guarda relación con otros miembros de la diócesis malagueña como Alfonso Crespo, párroco de la iglesia de San Pedro. Se trata de un personaje reconocido a nivel mundial dentro de los círculos eclesiásticos, con una teología enraizada pero conectada con el mundo contemporáneo. En 2014, con motivo de su 70 cumpleaños, recibió un homenaje por parte de un grupo de teólogos españoles, ex alumnos suyos en su mayoría, que escribieron el libro 'La unción de la Gloria', inspirado en sus enseñanzas.

Ladaria ha sido profesor de alumnos de teología repartidos por los cinco continentes

Además de los cargos mencionados anteriormente, Juan Pablo II lo nombró miembro de la Comisión Teológica Internacional en 1992 y consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe en 1995. En marzo de 2004 fue nombrado Secretario General de la Comisión Teológica Internacional y condujo la evaluación de la Comisión sobre el concepto del Limbo a partir de 2006.

Sin cargo en Roma

Probablemente al Papa emérito no le haya gustado que Francisco prescinda de Müller, que además no recibe de momento ningún otro cargo en Roma ni en su Alemania natal. A seis años todavía de cumplir los 75, la edad de jubilación para los obispos, queda en una situación muy incómoda. El hasta ayer prefecto de Doctrina de la Fe era el albacea del testamento teológico de Joseph Ratzinger, que además de elegirle para liderar este dicasterio, le encargó la edición de su prolífica obra.

Ratzingeriano de pro, Müller se ha encontrado visiblemente incómodo con Bergoglio. El cortocircuito entre ambos resultó evidente cuando abrazó la interpretación conservadora de la exhortación apostólica 'Amoris Laetitia', diciendo que los divorciados vueltos a casar no podían comulgar en ningún caso. El Pontífice, en cambio, abrió la puerta a esta posibilidad según los supuestos. Sorprendió que la presentación de aquel documento no la hiciera el purpurado alemán, ya que Francisco prefirió al cardenal austríaco Christoph Schönborn, mucho más cercano a sus posiciones. En estos cuatro años de difícil convivencia Müller tampoco se ha mordido la lengua, diciendo incluso que tenía la responsabilidad de «estructurar teológicamente» el pontificado.

Fotos

Vídeos