Papá Noel existe

Un hombre representa a San Nicolás en un mercadillo navideño. :: reuters /
Un hombre representa a San Nicolás en un mercadillo navideño. :: reuters

Científicos de la Universidad de Oxford analizan parte de los restos mortales de San Nicolás y certifican su autenticidad

VÍCTOR NÚÑEZ JAIME

Hombres de poca fe: Papá Noel existe. Los restos mortales que se encuentran en la Basílica de San Nicolás de la ciudad italiana de Bari son del entrañable barbudo que da rienda suelta a su generosidad cada Navidad. Así lo certifica un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Cuenta la leyenda que San Nicolás fue obispo de Mira, una ciudad que hoy pertenece a Turquía. Allí fue perseguido y capturado por los romanos en el siglo IV y luego fue liberado por el emperador Constantino I. La tradición cristiana lo convirtió en uno de los símbolos de la Navidad (el personaje que lleva regalos a los niños) debido a su magnanimidad. Como él era de familia adinerada, los menores solían pedirle caramelos cuando se lo encontraban por la calle y él nunca se negaba. De ahí nació el mito del Padre Invierno, el personaje al que los anglosajones conocen como Santa Claus. Una figura de la que abusan los publicistas y determinadas marcas y quien en la primera mitad del siglo XX fueron añadiéndole algunos rasgos emblemáticos, como el color rojo de su vestimenta. San Nicolás también es el santo patrón de Grecia y Rusia, de los marineros y de los niños. En el año 1087 (unos 700 años después de su muerte) un grupo de marineros italianos trasladó sus restos mortales de Asia Menor al templo que se construyó en su honor en Bari.

Hace unos meses, los científicos de Oxford abrieron la tumba de esta figura religiosa y se propusieron analizar un fragmento de hueso para determinar su autenticidad. «Los resultados sugieren que los huesos podrían ser en principio auténticos y pertenecer al santo», afirmó en un comunicado la universidad inglesa, aprovechando que ayer fue el día de San Nicolás de Bari.

Los resultados de los análisis de carbono establecen que la fecha de las reliquias conservadas es del siglo IV, en concordancia con la fecha en que los historiadores sitúan la muerte del santo (alrededor del año 343). «Muchas reliquias que estudiamos acaban resultando ser de un periodo posterior a lo que sugeriría el testimonio histórica», explicó el profesor Tom Higham de la celebérrima institución académica. «Este fragmento de hueso, por contra, sugiere que podríamos estar posiblemente ante los restos del mismo San Nicolás», añadió.

Una pequeña parte de sus huesos está en Venecia, y ahora los científicos quieren probar que ambos restos corresponden a la misma persona, algo posible con análisis de ADN, dijo el profesor Georges Kazan, otro de los autores del estudio. «Es maravilloso pensar que estas reliquias tan antiguas, son genuinas», explicó Kazan. O sea: Papá Noel existe y no es un personaje de ficción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos