Diario Sur

Decálogo de Emilio Calatayud para hacer de tu hijo un delincuente

Emilio Calatayud.
Emilio Calatayud. / Álvaro Cabrera
  • ¿Qué es lo que hay que hacer para que todo salga mal a la hora de educar a los jóvenes? El conocido juez de menores lo tiene claro

Una de las etapas más complicadas para los padres es sin duda la adolescencia. ¿Hay que imponer autoridad o hay que intentar ser colegas de los hijos para llegar a comprenderlos? El conocido juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, lo tiene claro: "No se puede ser colega de los hijos. Se tiene que ser padre". Para Calatayud hay un decálogo, al que llama "Hacer de tu hijo un delincuente", en el que enumera las actitudes que muchas veces adoptan los progenitores y que solo sirven para conseguir que las cosas salgan mal a la hora de educar a los jóvenes.

1. Dadle todo cuanto desee, así crecerá convencido de que el mundo entero le debe todo.

2. Reídle todas sus groserías, tonterías y salidas de tono: así crecerá convencido de que es muy gracioso y no entenderá cuando en el colegio le llamen la atención por los mismos hechos.

3. No le déis ninguna formación espiritual: ¡ya la escogerá él cuando sea mayor!

4. Nunca le digáis que lo que hace está mal: podría adquirir complejos de culpabilidad y vivir frustrado. Primero creerá que le tienen manía y más tarde se convencerá de que la culpa es de la sociedad.

5. Recoged todo lo que vaya dejando tirado: así crecerá pensando que todo el mundo está a su servicio; su madre la primera.

6. Dejadle ver y leer todo: limpiad con detergente, que desinfecta, la vajilla en la que come, pero dejad que su espíritu se recree con cualquier porquería. Pronto dejará de tener criterio recto.

7. Padre y madre, discutid delante de él, así se irá acostumbrando. Y cuando la familia esté ya destrozada lo encontrará de lo más normal, no se dará ni cuenta.

8. Dadle todo el dinero que quiera: así crecerá pensando que para disponer de dinero no hace falta trabajar, basta con pedir.

9. Que todos sus deseos estén satisfechos al instante: comer, beber, divertirse,…¡De otro modo podría acabar siendo un frustrado!

10. Dadle siempre la razón: son los profesores, la gente, las leyes… Quienes la tienen tomada con él.

"Y cuando su hijo sea ya un delincuente, proclamad que nunca pudisteis hacer nada por él".