Nuevo caso de vaca loca en España: ¿Cómo puede afectarnos?

Nuevo caso de vaca loca en España: ¿Cómo puede afectarnos?

Fue detectado el pasado 10 de noviembre en Salamanca y la situación ya ha sido "resuelta", según las autoridades sanitarias

AGUSTÍN PELÁEZ

Noviembre se despide con un caso de vacas locas en Salamanca. La comunicación la ha realizado el Gobierno español a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). En concreto, ha informado de un «atípico» caso de encefalopatía espongiforme bovina, también conocido como enfermedad de las vacas locas. Según la OIE, con sede en París, el caso fue detectado en Salamanca el pasado mes de noviembre y la situación ya ha sido «resuelta». El animal ya fue sacrificado y el positivo se detectó el pasado 10 de noviembre en una explotación situada en El Sahugo, Salamanca. «La muestra se tomó como parte del programa nacional de vigilancia de EETs (muestreo de animales muertos o no sacrificados para el consumo humano mayores de 48 meses de edad). El animal de la raza denominada conjunto mestizo, hembra, nació el 14 de junio de 1999”, según el informe de la OIE, que aclara que la situación está «resuelta». El positivo se detectó entre un muestreo de 213 vacas sospechosas.

No se trata del primer caso en esta provincia, ya que en marzo se detectó otro en una vaca de una explotación ganadera de Galinduste (Salamanca), que obligó a sacrificar a la res y otras tres más en Salamanca y Ávila.

Igualmente, hubo otro foco de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) declarado en Cantabria el 9 de mayo tras el resultado positivo de una res bovina en una explotación de Camargo, quedando extinguido después de que hubieran resultado negativas las muestras recogidas tras el sacrificio de la cohorte del animal enfermo, con un total de cinco animales muertos.

Reino Unido

La primera res afectada por el mal de las vacas locas fue detectada en el Reino Unido en abril de 1985. Con posterioridad, en 1996, aparecieron los primeros casos identificados de la versión humana de la misma dolencia, también en Reino Unido, que fue denominada «nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob»

Pero, ¿qué es la Encefalopatía Espongiforme Bovina o enfermedad de las ‘vacas locas’?

La EEB es una enfermedad producida por una proteína infecciosa, llamada prión, que transforma a la proteínas sanas en dañinas alterando su forma. Se encuadra dentro de las denominadas encefalopatías espongiformes transmisibles, que incluye también enfermedades como la del Scrapie, que afecta a ovejas y cabras y la enfermedad crónica caquectizante del ciervo y del alce. Además, existe un grupo de enfermedades que afectan al hombre como el kuru humano o la enfermedad de Creutzfeldt Jacob (CJD). El prión es un agente infeccioso que no tiene genes. Es una proteína normal del cerebro, muy parecida en las vacas, en los humanos y en muchos otros animales. En ciertas condiciones adopta una forma anormal que es muy estable y se va acumulando en el cerebro hasta provocar la muerte. El prión anormal de una vaca enferma puede alterar la forma del prión normal humano, que a su vez propaga el defecto a los demás priónes humanos.

¿Por qué mal de las ‘vacas locas’?

Afecta al tejido nervioso y produce alteraciones en el comportamiento de los animales como estados de nerviosismo, comportamiento agresivo y reticencias a sortear dificultades (atravesar puertas, subir o bajar peldaños). También, produce cambios locomotores y neurológicos como posturas anormales de cabeza, pérdida de peso y disminución de la producción láctea. Afecta a reses adultas, mayores de 30 meses, de ambos sexos y preferentemente en explotaciones de ganado lechero.

¿Cómo surgió la enfermedad en las vacas?

Una hipótesis afirma que fue por el consumo de piensos realizados con despojos animales. Otra dice que la enfermedad se originó en un linaje de vacas por una mutación en el gen que fabrica el prión.

¿Se puede transmitir al ser humano?

Esta patología, solo la bovina, se transmite al ser humano por el consumo de animales enfermos. Los tejidos de mayor riesgo, que fueron clasificados como Materiales Específicos de Riesgo (MER), son el cerebro, la médula espinal, los ojos, amígdalas, bazo y el intestino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos