Mueren cuatro personas en Galicia, donde nueve incendios siguen amenazando viviendas

Fuego en Chandebrito, Galicia. / Epa

«Galicia no arde sola, a Galicia la queman», destaca el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que denuncia el «terrorismo incendiario» que ha causado cuatro muertes

COLPISA / AFP

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha denunciado hoy el "terrorismo incendiario" que ha provocado la muerte de cuatro personas y que miles de hectáreas de bosque, aún sin determinar, hayan ardido en más de cien incendios en las últimas horas en Galicia.

"Nos atacaron indiscriminadamente y no pudieron hacer más daño", ha afirmado Núñez Feijóo en una comparecencia tras una reunión extraordinaria de su gobierno para analizar la situación, en la que además se han decretado tres días de luto.

Más información

Cuarenta incendios siguen activos en Galicia, 14 de los cuales están controlados y 6 estabilizados, según los últimos datos de la Xunta, que advierte de que todavía hay riesgo real para la población en nueve fuegos de esta oleada incendiaria que ya se ha cobrado la vida de 4 personas.

Las primeras víctimas mortales confirmadas en esta oleada incendiaria fueron dos mujeres que fallecieron en la evacuación de Chandebrito, en Nigrán (Pontevedra), atrapadas en el asiento trasero de la furgoneta en la que viajaban, sobre la que calló un pino en llamas.

Al volante del vehículo iba otra mujer que pudo salir (sufre varias quemaduras) y que trató, sin éxito, de auxiliar a las dos octogenarias, Maximina y Angelina.

Otro hombre ha perecido en Carballeda de Avia (Ourense) cuando trataba de socorrer a sus animales domésticos y a su ganado y un cuarto ha fallecido en la población viguesa de San Andrés de Comesaña, por una caída mortal al tratar de apagar un fuego.

"Galicia no arde sola, a Galicia la queman", ha insistido el presidente gallego, que ha tenido palabras de recuerdo y aliento para los familiares de las personas fallecidas y también para los equipos de extinción y personal del operativo de emergencias.

Ha asegurado que "puede haber fuegos por descuido" pero un día como ayer "no es resultado de la casualidad ni del azar". "Hubo una intensa intención de hacer daño en lugares con mayor impacto, esta vez zonas urbanas, periurbanas, en pueblos y ciudades", ha explicado el presidente de la Xunta.

En cuanto a la situación actual, además de los fuegos, ha señalado que ocho personas han tenido ser que atendidas por quemaduras, de las que tres continúan ingresadas y que varias personas más, dadas de alta, fueron atendidas por inhalación de humo.

Felipe VI transmite su solidaridad

El Rey se ha interesado de cerca y al minuto por los graves incendios de las últimas horas en Galicia y Asturias y Portugal.

Anoche llamó al presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijóo para transmitir su pesar por las víctimas y conocer la última hora de los fuegos activos.

Hoy ha hablado con el presidente de Principado de Asturias, Javier Fernández, y también ha llamado al presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa. A los tres les ha transmitido todo el apoyo y solidaridad.

Ha concretado que hay 21 colegios cerrados, 20 en Pontevedra y 1 en Ourense -la Universidad de Vigo también ha cancelado la actividad lectiva hoy- así como por prevención se ha procedido al cierre de 5 centros de día, de tres escuelas infantiles y de dos casas nido.

Núñez Feijóo ha asegurado que ha habido detenidos por su presunta relación con los incendios, ya en libertad, y ha explicado que será la Delegación del Gobierno la que ofrezca datos sobre las investigaciones que está realizando.

En cualquier caso ha advertido a estas personas, "que pueden matar y matan", de que las fuerzas de seguridad ya los están buscando para detenerlos.

Ha recordado que ha habido una "actividad incendiaria nocturna intensísima", incluso esta misma noche, con veinte nuevos fuegos iniciados entre medianoche y las 9 horas.

Núñez Feijóo ha agradecido y ha pedido la colaboración ciudadana porque, ha dicho, "luchamos contra un imposible; contra incendiarios homicidas, contra temperaturas extremas, una sequía que padecemos desde hace meses, fuegos que llegan desde Portugal y contra ráfagas viento" provocadas por los restos del huracán Ofelia que están amainando ya.

Ha explicado que estas ráfagas, de 80-90 kilómetros por hora, hacen imposible el control de los fuegos.

Núñez Feijóo ha insistido en que Galicia ha vivido este fin de semana "una actividad incendiaria delictiva intensísima que ya comenzó la pasada semana" con ataques a espacios naturales. "Las personas que han provocado estos fuegos conocen las situación concreta de los montes, que esta madrugada ha sido el momento más crítico por el viento", ha destacado.

Respecto a las críticas de falta de medios, ha defendido que hay más medios, "el doble" frente a "lo habitual en un mes de octubre", periodo en el que normalmente ya se ha desactivado el operativo contraincendios, que suele durar los meses de julio, agosto y septiembre. "Toda Galicia llora esta mañana al ver una parte de nuestros montes calcinados y especialmente por la pérdida de tres personas ya confirmadas", ha comenzado Núñez Feijóo la declaración institucional del Gobierno gallego.

Frente a los incendios y los incendiarios ha asegurado que los gallegos no se van a dar por vencidos y ha afirmado que Galicia está "harta" de que atenten de forma continúa y constante contra su patrimonio y ahora contra las vidas de los ciudadanos.

"Está harta de vernos amenazados cíclicamente por incendiarios que se valen de las condiciones meteorológicas cada vez que tienen ocasión, no lo admitimos", ha destacado Núñez Feijóo, que ha pedido que no se relativice la situación porque se trata de "terrorismo incendiario" y Galicia no quiere "ningún tipo de terrorismo".

Ha recordado la tragedia ocurrida este verano en Pedrograo Grande, en Portugal, con más de 60 fallecidos en un incendio forestal, y ha afirmado que en Galicia se lucha "todos los días" contra incendios "similares o en peores condiciones", por lo que ha dicho que es "inimaginable" la "dimensión de la tragedia" que pudo haber vivido Galicia.

También ha pedido confiar en fuentes de información oficiales y en no difundir informaciones "erróneas" que no contribuyen a arreglar la situación, sino que "puede derivar en alarma mayor" de la ya activada.

Ha elogiado la capacidad de respuesta del pueblo gallego, su "solidaridad y unidad" y ha insistido que "quienes pretenden quemar Galicia tienen enfrente la resolución de todo un país".

También ha agradecido las muestras de solidaridad y apoyo del jefe del Estado, del presidente del Gobierno, de otros gobiernos autonómicos y ha enviado la solidaridad de Galicia a Portugal y Asturias.

Ha animado a los ciudadanos y a los representantes públicos a participar hoy en una "movilización conjunta en homenaje a los equipos antiicendios, en repulsa por los incendios y en recuerdo de las personas fallecidas" con un minuto de silencio a las 12.30 horas.

El Código Penal castiga con hasta 20 años de prisión los fuegos provocados

El Código Penal contempla penas de hasta 20 años de prisión y 24 meses de multas para los responsables de provocar un incendio con peligro para la vida o la integridad física de las personas, según ha recordado Legálitas con motivo de la ola de incendios que se viven en Galicia, Asturias y Portugal.

Así, un incendio provocado sin que exista peligro para la vida o integridad física de las personas está castigado con penas de prisión de uno a tres años.

Además, el Código Penal contempla para los incendios de masas forestales o montes condenas de prisión de uno a cinco años y multa de 12 a 18 meses. Sin embargo, si el incendio alcanza una especial gravedad y se ocasiona un grave deterioro o destrucción de los recursos afectados, se impondrá una pena de prisión de 3 a 6 años y multa de 18 a 24 meses.

En los incendios de zonas no forestales que perjudican gravemente el medio natural la pena de prisión será de seis meses a dos años y multa de 6 a 24 meses; en los de bienes propios para defraudar o perjudicar a terceros si existiera peligro de propagación a edificio, arbolado o plantío ajeno, y si el culpable hubiera perjudicado gravemente las condiciones de la vida silvestre, bosques o espacios naturales, la condena será de prisión de uno a cuatro años; y los incendios imprudentes se castigan con la pena inferior en grado.

En este sentido, Legálitas subraya que "no es lo mismo" los incendios que "no tienen ningún tipo de intención" que aquellos provocados en parques nacionales o en zonas urbanizadas, donde se pone en peligro la integridad de las personas "de manera consciente".

Durante la comparecencia ha anunciado, además, que la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, ha pedido comparecer mañana de modo urgente en el pleno ordinario que se celebra en el Parlamento para informar de la situación.

Durante este lunes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho hoy, sobre la oleada de incendios, que la situación que está viviendo Galicia "es algo que no se produce por casualidad; esto ha sido provocado", por lo que ha pedido estrechar el cerco sobre los causantes.

Mariano Rajoy se ha desplazado al centro de mando de Pazos de Borbén, al que ha llegado pasadas las dos de la tarde, para conocer sobre el terreno la situación de los incendios forestales que afectan a Galicia.

"Yo, como presidente del Gobierno, también como gallego, quería estar aquí", ha explicado Rajoy, quien ha mostrado su pesar por las víctimas mortales en Galicia y en Portugal. "A todos ellos, nuestro pesar, y creo que puedo transmitirlo en el nombre de todos los españoles", ha añadido.

Tras lamentar el "sinfín de incendios" registrados en Galicia en las últimas cuarenta y ocho horas, ha instado a la Guardia Civil y a la Policía Nacional a que hagan "el mayor esfuerzo" del que sean capaces para "detener a las personas" que han provocado esta situación.

Además, ha puesto como ejemplo en sus declaraciones a la prensa el fuego registrado en el municipio de Pazos de Borbén (Pontevedra), donde se declaró un fuego "mayúsculo" que se desencadenó en "cinco puntos a la vez", algo que ha vinculado a una clara intencionalidad.

"Es imposible que eso se pueda producir en condiciones normales"; en pleno mes de octubre "hemos vivido más de 125 incendios a la vez; el récord lo teníamos en el mes de agosto con 50 incendios", ha subrayado para añadir que el panorama es ahora más grave que en verano.

Fotos

Vídeos