Móviles, tablets, videojuegos, mascotas y otros controvertidos regalos, ¿a qué edad comprárselos?

Niños con regalos navideños./SUR
Niños con regalos navideños. / SUR

Analizamos con una experta el momento idóneo para darles a nuestros hijos estos y otros dispositivos tecnológicos o para hacerse cargo de animales de compañía

Rossel Aparicio
ROSSEL APARICIOMálaga

Es la pregunta del millón en muchos hogares que genera infinidad de debates en círculos de padres y madres: ¿Cuál es la edad más idónea para que los niños reciban como regalo de Navidad un teléfono móvil, una tablet o una videoconsola? Son algunos de los artículos más populares y deseados entre los menores y que más controversia generan entre los progenitores. Aunque los hay recelosos de regalar este tipo de artilugios, lo cierto es que es frecuente ver a niños a edades cada vez más tempranas con dispositivos tecnológicos, con la excusa de que sus compañeros y amigos lo tienen. Sin embargo, ¿cuándo sería más apropiado, según la opinión de los especialistas?

También te interesa...

Abordamos esta compleja decisión con la especialista malagueña en psicología infantil, Elisa López. Las franjas de edad que propone, insiste la experta, son orientativas puesto que habrá que tener en consideración la madurez del niño en cuestión más allá de su edad cronológica. Para abrir fuego, López señala la necesidad de hacer un ejercicio sincero de reflexión previo a la compra: «Debemos preguntarnos para qué necesitan nuestros hijos dichos regalos y para qué lo usarían realmente». Y advierte, tajante: «Hay artilugios totalmente desaconsejados para según qué edad».

Teléfonos móviles, ¿antes de los 12 años?

Sin duda es uno de los artículos más cotizados y deseados por niños y preadolescentes. En muchos casos piden ya modelos con cámaras o prestaciones determinadas y no hacen más que 'robar' los terminales de los padres. Casi todos los pequeños insisten en que quieren uno pero, ¿cuándo es el momento adecuado para que tengan su propio smartphone? La especialista malagueña fija una edad mínima, los 12 años, para empezar a hablar del tema aunque su recomendación es que el móvil llegue a sus manos entre los 13 ó 14 años. «Antes de los 12 me parece una auténtica barbaridad porque es totalmente innecesario para el niño y porque no tienen la madurez suficiente como para utilizarlo correctamente», opina López. Sin embargo, a partir de los 14 años el menor suele tener más independencia y así se podrá contactar con él. Por otro lado, el móvil suelen usarlo en esa etapa para su sociabilización, para comunicarse con sus amigos o para iniciarse en redes sociales. Un aspecto que obligará a los padres a asegurarse un buen manejo del terminal: «cuando regalas un móvil a un menor debes ser consciente de que tendrás que educarlo y supervisarlo para que lo use correctamente», advierte la psicóloga. «La tarea del padre no termina al comprar y dárselo, no. A partir de ese momento habrá que asegurarse de su uso adecuado».

Niños jugando a videojuegos. Una pequeña con su tablet y otra menor, acercándose a un perro. / Fotolia / D. Jens / F. Florin

Tablets

Las tabletas son, junto a los móviles, de los dispositivos más adictivos para los niños por lo que los padres deben considerar muy seriamente tanto el uso que le darán como la necesidad de restringirles el tiempo que le dediquen. «Es difícil establecer una edad porque va a depender del pequeño, de la supervisión parental y de la utilización en sí que le brinden. Sin embargo, el niño debería tener un mínimo de 6 años. Antes es totalmente desaconsejable», afirma la experta. «Quizás deberíamos plantearlo más como un regalo familiar que para los pequeños con el compromiso de supervisar el uso que hacen de él los niños», insiste.

Consolas y videojuegos: No hay que demonizarlos

Éste, quizás, es de los apartados que más recelo despierta en los padres por el miedo de que les genere adición. La especialista opina que no hay que demonizar ni videojuegos ni consolas pero sí hay que preocuparse de que los juegos en cuestión sean siempre acordes con la edad del niño. «Debemos informarnos antes del contenido de cada juego que adquirimos e incluso podemos buscarlos educativos para que los niños aprendan. También hay que ser conscientes de que habrá que racionalizar su uso», recalca. Teniendo en cuenta lo anterior, ¿edad para regalar las consolas? No antes de los 8 años. «Un niño con seis ni siquiera sabe leer con tanta fluidez como para seguir las instrucciones de un viodeojuego», apunta.

Drones

Es otro artilugio de moda que suele dejar últimamente Papá Noel o los Reyes Magos en casa para los niños. ¿Son buenos para ellos? «Pues depende del tipo de dron elegido. Existen para niños, sí, pero también con cámara de alta definición que son claramente para adultos. Se trata de buscar siempre un regalo acorde a la edad del pequeño», recuerda López. Por ello, la edad recomendada para recibir este regalo dependerá del tipo de dron elegido. En Internet encontramos drones recomendados para mayores de 8 años y otros más complejos aconsejados a partir de los 14 años.

Mascotas

Son sencillamente adorables. ¿Qué niño no sueña con tener, si no lo tiene ya, un perro o un gato en casa? Es difícil no enamorarse de ellos pero es conveniente recordar que una mascota implica una gran responsabilidad, por lo que su adquisión debe ser una decisión muy meditada. «Los padres deben tener claro que la responsabilidad del animal es suyo por mucho que el niño lo pida y se comprometa. Si en casa ya hay más mascotas será más fácil que estén familiarizados con sus necesidades y cuidados», opina la experta. Para López un perro o un gato debería ser un regalo familiar en el que todos deberían implicarse. A los niños, si así lo desean, se les puede regalar un animal pequeño del que puedan responsabilizarse, como un pez o un hámster. «Con cinco años un niño puede encargarse de estos animalitos, de darles de comer y cuidarlos. Una mascota más grande implica un calendario de vacunas, revisiones, sacarlo a la calle (si hablamos de perros), por ello, sería más lógico que este tipo de animales llegaran a casa como un miembro más responsabilizando a toda la familia», sentencia la especialista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos