México y Pixar desafían a Trump

El pequeño Miguel, que sueña con ser músico, acaba en la Tierra de los Muertos en 'Coco'. :: sur/
El pequeño Miguel, que sueña con ser músico, acaba en la Tierra de los Muertos en 'Coco'. :: sur

Veinte millones de mexicanos convierten a 'Coco', la última maravilla animada de la factoría, en la película más vista en la historia del país

OSKAR BELATEGUI

La lista de epítetos que el presidente estadounidense Donald Trump ha brindado al pueblo mexicano es larga. «No son nuestros amigos», advirtió en campaña electoral. «Nos mandan gente con un montón de problemas, que nos traen drogas, crímenes, violadores...». La construcción del 'muro de la vergüenza' en la frontera ha demostrado que su saña verbal no era una mera bravata. El presidente Enrique Peña Nieto se encuentra ante un dilema: debe sintonizar con el profundo sentimiento de desprecio hacia Trump que sienten sus compatriotas, pero a la vez hacer todo lo posible para evitar la ruptura del Tratado de Libre Comercio, que ha convertido la economía en una gran plataforma de exportación hacia EE UU.

En esta tesitura, una película de dibujos americana, que se atreve a abordar el folclore y la religiosidad azteca, bate todos los récords de taquilla y se convierte en un fenómeno sociológico. 'Coco', la última maravilla del estudio Pixar, propiedad de Disney, ha llevado a las salas a 20 millones de espectadores, convirtiéndose en la cinta más vista en la historia del país. Toda una proeza si tenemos en cuenta que una entrada de cine cuesta 60 pesos y el salario mínimo es de 80. México ha sido el primer territorio donde se ha estrenado, antes incluso que en EE UU (22 de noviembre) y España (1 de diciembre). Ocupó 3.000 pantallas el 27 de octubre, tres días antes del Día de los Muertos, festividad que tiene una importancia esencial en el filme. Ha vendido un millón de entradas por día.

Esqueletos, rancheras, catrinas (calaveras), tamales, antojitos, altares y mil elementos de la cultura mexicana se dan cita en la peripecia del pequeño Miguel, que sueña con ser algún día un afamado mariachi, como su admirado Ernesto de la Cruz, un trasunto de Jorge Negrete. Gracias a una guitarra mágica se transportará a la Tierra de los Muertos, donde entre otros personajes encontrará a su bisabuela Coco, el personaje más humano que ha salido de los ordenadores de Pixar.

Estrellas latinas como Gael García Bernal, Edward James Olmos y Alfonso Arau ponen la voz a una cinta rodada originalmente en inglés, pero que en el estreno en España respetará el doblaje mexicano. Los autores de 'Toy Story' y 'Monstruos' han tenido mucho cuidado de no herir sensibilidades al abordar la idiosincrasia mexicana. «La comunidad latina tiene mucha fuerza en sus opiniones. Yo soy un blanco que crecí en las afueras de Cleveland. Sabía que la película iba a estar bajo un fuerte escrutinio», reconoce el director Lee Unkrich. 'Coco' ha tocado la fibra de un país que necesitaba consuelo tras los terremotos de septiembre, que dejaron cientos de muertos. La película número 19 de Pixar es la primera protagonizada por hispanos, una denominación que asume el 21% de los espectadores de Estados Unidos y Canadá.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos