Marina de Herrera: «Lo que más les preocupa a los novios de hoy es sorprender»

Marina de Herrera (derecha) con el equipo de A-Típica Weddings & Lifestyle
Marina de Herrera (derecha) con el equipo de A-Típica Weddings & Lifestyle / SUR
IV Wedding Night SUR

La 'wedding planner' Marina de Herrera, fundadora de la empresa pionera en organización de bodas en España, relata los cambios que ha vivido el sector en los quince años de trayectoria de A-Típica

Lorena Codes
LORENA CODES

El espíritu emprendedor corre por las venas de Marina de Herrera, socia fundadora de A-Típica Weddings & Lifestyle, la primera empresa española que se dedicó a la organización integral de bodas. Su abuelo materno, Andrés Soriano, fue el fundador de Cervezas San Miguel y de las Aerolíneas Filipinas. Por parte de padre, su abuelo Juan Herrera fue un importante empresario y banquero español. De ambos destaca su habilidad para organizar grandes fiestas. Su madre y su hermana fundaron A-Típica cuando ella tenía sólo quince años y se limitaba a ayudaba durante los veranos con los montajes de las bodas. Después marchó a Boston (EEUU), donde estudió Interiorismo, y a su vuelta amplió el negocio con una sección de decoración. El próximo jueves 21 de septiembre Marina de Herrera compartirá sus experiencias con los asistentes a la IV Wedding Night SUR.

- Cuando nació A-Típica, en el año 2002, lo de 'wedding planner' sonaba a chino ¿no? ¿cómo ha vivido la evolución del sector nupcial en estos quince años?

Exacto, A-Tipica realmente la crearon mi madre y mi hermana Paola, cuando ésta se iba a casar. En aquel momento no encontramos ninguna empresa española que se dedicara a la organización de bodas, así que decidimos crearla en casa. Por entonces yo tenía quince años y las oía a ambas justificar todo el tiempo su trabajo, explicar por qué era necesaria la figura del 'wedding planner'. Hoy es lo primero que suelen contratar los novios.

- Del mismo modo, ya dentro de la profesión, la labor de 'wedding planner' o gestor de eventos ¿ha sufrido muchos cambios? ¿a qué se dedica exactamente hoy un 'wedding planner'?

Muchísimos, al principio nos limitábamos más a la parte logística y luego hemos ido asumiendo tareas de diseño y decoración, además de la producción. Hoy en día somos como una especie de maestro de ceremonias que coordina a todos los proveedores y está pendiente de los pequeños detalles, de la magia. Además, ahora nos amoldamos más a las necesidades de cada cliente, hacemos producciones a medida.

- ¿Cuál es el aspecto que más preocupa a los novios de hoy a la hora de organizar su boda?

Sin duda, sorprender. Es decir, todos quieren que sus invitados estén muy bien atendidos, que tengan a su disposición todas las comodidades y detalles posibles, agasajarlos. Pero una vez cubiertos estos aspectos, el siguiente paso es el impacto, buscar la sorpresa. Todos quieren que su boda sea recordada por algo especial.

- ¿Y no se corre el peligro de que la boda se convierta en una especie de circo?

Así es, pero ahí intervenimos nosotras. Yo siempre les digo a nuestros clientes que no monten espectáculos porque sí ni regalen cosas como si esto fuera Navidad. Si no es necesario ni tampoco importante para ellos se saca del guión.

- Las parejas a las que atienden hoy, en el 2017, ¿copian otras bodas o por contra quieren que su enlace sea absolutamente genuino?

Pues en realidad es una mezcla. Internet, Pinterest, Instagram lo han transformado todo. Muchos te vienen ya con la foto (con demasiadas fotos) y hay un momento en que los tenemos que parar precisamente para evitar el efecto circo del que hablábamos antes. Otros intentan reproducir sin pudor la boda de la vecina, algo a lo que siempre nos negamos. Y luego están los que tienen ideas de un sitio y de otro pero quieren darle una vuelta, que en su boda no se vea nada repetido o agotado. La personalización de cada aspecto es importante para todos.

- Cuando hablamos de las bodas de la generación 'millennial' no sé si es un término sin base ¿realmente hay unas características que los distingan de generaciones anteriores? ¿tiene sentido hablar de 'bodas millennial'?

Sí, muchísimo. Fíjate que casi todas las bodas tienen ya su propio hashtag, algo impensable hace unos años. En el mundo en el que vivimos contraer matrimonio es un acto con un componente social más fuerte que nunca. Las posibilidades de interacción se multiplican y todas las parejas buscan un poco el 'show', el impacto que ese evento, a priori íntimo y familiar, pueda llegar a tener. Esto lo cambia todo.

- Aunque será el próximo 21 de septiembre, en la Wedding Night SUR, cuando desvelemos las tendencias que van a estar de moda de cara a las bodas de la próxima temporada ¿podría dejarnos una pincelada? ¿algún consejo para las parejas que comienzan a organizar su boda?

Lo primero es transmitirles tranquilidad. No es ninguna tontería, algunos están tan estresados por querer controlarlo todo que acaban por no disfrutar de su día. Y hay un hecho que es matemático, si los novios están disfrutando, sus invitados también.

Lo segundo es que sean conscientes y respetuosos con sus prioridades. Cada pareja es distinta, un mundo, y es precisamente ese universo el que deben transmitir a los demás, no impostar nada.

Y lo tercero es desconectar, disfrutar también de los preparativos.

Fotos

Vídeos