Los acusados consideraron que hubo consentimiento pero no expreso

Imagen de la concentración. / Efe I Atlas

No supieron explicar cómo se había producido esa aprobación por parte de la mujer

PABLO OJERPamplona

Ante el silencio oficial, todo lo que rodea al juicio por la presunta violación grupal de los Sanfermines de 2016 gira en torno a las declaraciones interesadas de los abogados de las distintas partes.

De esta forma, el abogado de tres de los acusados, Agustín Martínez Becerra, ha afirmado que los jóvenes han ratificado la declaración que realizaron ante el juez instructor, es decir, que hubo consentimiento de las relaciones sexuales. Sin embargo, al preguntarles en qué consistió ese consentimiento, no han sabido responder. Según el abogado de la víctima, han afirmado que “no hacía falta decir nada”. Tan sólo el Prenda ha dicho que se basó en la actitud de ella, según el mismo letrado. El mismo abogado ha afirmado que el Prenda ha reconocido que “no hubo consentimiento de palabra”. Es decir, las contradicciones entre los abogados han sido continuas.

Más información

A lo largo del día han comparecido los cinco acusados. Todos han contestado a todas las preguntas de las partes excepto a las de la acusación popular, es decir, a las del Gobierno de Navarra y a las del Ayuntamiento de Pamplona.

De lo dicho realmente, tan sólo se ha conocido que el guardia civil ha reconocido que robó el móvil de la joven madrileña. Según un abogado lo hizo “en un ataque de avaricia” y según este mismo abogado lo tiró después de que la policía foral los identificara a la salida de la plaza de toros y supieran que estaban siendo investigados. Al parecer, el guardia civil tenía miedo de que les acusaran de robo, como así sucedió.

Para mañana, se habían planteado hasta doce comparecencias de testigos. Sin embargo, la defensa de los acusados consideran que el transcurso del juicio ha sido tan “convincente” para los intereses de sus defendidos que han renunciado a casi todos los testigos. Tan sólo comparecerán un policía municipal que atendió a la joven, un amigo a quien la víctima llamó por teléfono mientras caminaba con los sevillanos y las dos detectives que realizaron el informe sobre la actividad de las redes sociales.

Catalá: "Nunca las víctimas tienen que demostrar la agresión sufrida"

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha incidido en que las víctimas no han de ser nunca quienes demuestren que han sufrido una agresión, aunque ha recordado que todo delincuente tiene derecho a la defensa.

"Nunca, nunca las víctimas tienen que ser quienes demuestren que tienen alguna responsabilidad en la agresión sufrida, más bien al contrario", ha indicado Catalá en el Pleno del Congreso. En una respuesta a la diputada socialista Adriana Lastra sobre la intención del Ejecutivo de impulsar medidas para proteger los derechos de las víctimas de agresiones sexuales, el ministro ha sostenido que los tribunales independientes y profesionales no se dejan "contaminar por argumentos que no sean firmes y por pruebas que no sean ciertas".

Lastra ha sido muy crítica con el proceso judicial que se está desarrollando en Pamplona y ha lamentado que "cada vez que hay una agresión sexual contra una mujer, el primer juicio sea sobre la víctima". "Estamos hartas de que las estrategias de defensa de los agresores pasen por difamar, denigrar y humillar a las víctimas con la tolerancia de los órganos que debieran protegerlas", ha subrayado. "También de que las víctimas de salvajes violaciones múltiples y en manada se sientan solas y desamparadas", ha añadido.

Por ello, ha reclamado tanto al ministro como al Parlamento "un mensaje nítido" de apoyo a las víctimas: "Que sepan que las creemos, que no están solas, que no aceptamos de nadie que las culpabilice". Lastra ha insistido en que las víctimas necesitan un "mensaje de esperanza" de que los poderes públicos van a hacer todo lo posible para que casos como este no vuelvan a suceder.

Catalá ha coincidido en que es necesario seguir adoptando medidas para proteger a las mujeres: "Es una auténtica prioridad tener mejores leyes para erradicar la lacra de la violencia". "Las víctimas de agresión sexual saben que tienen a su lado a toda la democracia y a todas las instituciones y en ello vamos a seguir trabajando", ha concluido el responsable de Justicia.

Estrés postraumático

Esta decisión se tomó al finalizar la sesión de este martes, pasadas las ocho de la tarde después de que en la Sala de Vistas comparecieran los psicólogos forenses que atendieron a la joven madrileña después de la presunta agresión sexual.

Las forenses enviadas por los tribunales y que evaluaron a la víctima dos meses después de los hechos ratificaron su informe en el que se precisaba que la madrileña sufría estrés postraumático, que tenía sentimiento de culpa y que sufría un comienzo depresivo, por lo que le fue recetada medicación para evitar que estas sensaciones se hicieran crónicas.

La defensa contraatacó con un informe de otros dos psicólogos privados que afirmaban todo lo contrario. Según el abogado Martínez Becerra, "el informe ha sido ilustrativo, demoledor, y ha quedado acreditado que no hay estrés postraumático". Pero el mismo abogado tuvo que reconocer posteriormente que ese informe fue realizado por una psicóloga que no había visionado los vídeos cuando hablaba de las consecuencias que podía dejar los hechos grabados y estaba firmado por un psicólogo que no asistió a la revisión a la que fue sometida la joven a los dos meses de los Sanfermines. Pero los abogados de la acusación tampoco dieron demasiada importancia a este informe ya que consideran que el realizado por las forenses es suficientemente claro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos