Un luchador a los mandos

Sergio Muriel competirá hoy en Gamepolis. / Salvador Salas

El malagueño Sergio Muriel entra en los torneos nacionales de Smash Bros con el apoyo de Gamepolis. Juega desde los cuatro años y tiene 21. Muchas horas dedicadasque ahora dan resultados: aspira a revalidar el primer puesto

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Lo que para la mayoría es un juego, para él es algo más. Es un disfrute, sí, pero también un entrenamiento que le ocupa unas cuantas horas al día. Solo así se consigue cruzar a ese otro mundo paralelo de la competición virtual que implica dejar de ser un simple usuario para convertirse en un 'gamer' profesional. Sergio Muriel está a punto de dar ese salto con Smash Bros. El joven malagueño se cuela en los primeros puestos de la clasificación nacional con esta saga de juegos de lucha que enfrenta a los personajes más famosos de Nintendo. Diddy Kong es el suyo. Este fin de semana intentará revalidar el número uno que ya conquistó el año pasado en una nueva edición de Gamepolis, el mayor festival de videojuegos de Andalucía que se celebra estos días en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga.

Lleva desde los 4 años jugando a Smash Bros y tiene 21. «Cuando algo te gusta puedes pasarte todo el tiempo que quieras haciéndolo que no te aburres», asegura. Le encanta este mundillo y confía en poder vivir de él algún día. De momento no va por mal camino. El joven se ha convertido en el primer jugador al que patrocina Gamepolis, un acuerdo que implica financiar su participación en torneos nacionales para los que hay que desplazarse e inscribirse. Y ese colchón «viene muy bien». La organización del evento le eligió hace un año tras proclamarse ganador por su calidad y también «por su ilusión». «Fue la revelación del torneo, el chico es muy bueno», aseguran desde Gamepolis.

A cambio, él luce la marca y pelea por llegar a lo más alto. Hace algo más de una semana alcanzó el top7 en un torneo nacional en Madrid tras desbancar al campeón, lo más lejos a lo que ha llegado un jugador andaluz en este videojuego de Nintendo para Wii.

«Cuando algo te gusta puedes pasarte todo el tiempo que quieras que no te aburres», asegura

Su próximo objetivo es, de nuevo, Gamepolis, donde se repartirán 1.500 euros entre los tres finalistas, con 900 euros para el ganador, la mayor recompensa que se da en España para esta saga. «Voy a por todas», confirma. Cuando el año pasado se impuso en esta competición, tenía 70 horas acumuladas a lo largo de año y medio en el último producto de la saga, Super Smash Bros for Wii U. Una nimiedad si se compara con las cientos de horas que dedican los 'atletas' del sector, con largas jornadas laborales frente a la pantalla.

Este es el juego que le gusta, en el que se siente «más cómodo» y el que más controla tras toda una vida tras los mandos, pero es consciente de que no mueve tanto dinero como League of Legends y Call of Duty. Al menos, no en Europa. «En Estados Unidos y Japón están los torneos buenos de verdad, con botes cada semana de 15.000 dólares a repartir entre los ganadores», detalla.

Sobre Gamepolis

A partir del próximo curso compaginará el Bachillerato -que acaba de retomar- con el juego. Sabe que «todo en exceso es negativo», pero la clave es buscar el equilibrio: «Y si tú estás bien, no hay nada de malo». Para él, jugar en casa sigue siendo «para pasar el rato». Solo cambia el chip cuando se acerca el momento de enfrentarse mano a mano con otro jugador. «Tienes que ir preparado, agota bastante en todos los sentidos», asegura. Y esa fase de preparación empezó hace días en su casa, con la vista puesta en los rivales que le esperan en la jornada de hoy. Aún así, se le ve tranquilo: «Los nervios hay que controlarlos siempre».

En mente tiene otro campeonato nacional integrado en el circuito europeo que será en noviembre en Barcelona. Mientras tanto, seguirá participando en los torneos mensuales que se celebran en un local del centro de Málaga con una treintena de inscritos. Desde que empezaron las quedadas hace alrededor de un año, él los ha ganado todos. Al resto les deja el reto de mejorar.

Fotos

Vídeos