Los jóvenes del mundo quieren trabajar para vivir, no vivir para trabajar

Expertos venidos de todos los rincones del globo debatieron ayer sobre el futuro del trabajo en Málaga. /Ñito Salas
Expertos venidos de todos los rincones del globo debatieron ayer sobre el futuro del trabajo en Málaga. / Ñito Salas

Una encuesta de la fundación Eisenhower a 'millenials' de veinte países desmonta mitos sobre esta generación y revela que el equilibrio entre vida personal y laboral es lo que más valoran en un trabajo

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Quieren ganar dinero y trabajar en una empresa de éxito. Desean que su desempeño laboral tenga un impacto positivo en la sociedad y valoran mucho tener un mentor que guíe sus pasos. Pero por encima de todo, los ‘millenials’, es decir, esos jóvenes que nacieron entre 1980 y 2000 y que dentro de unos años representarán el 75% de la mano de obra a nivel global, quieren trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Dicho más claramente: el equilibrio entre la vida laboral y la personal es el aspecto que más valoran en un trabajo. Ésta es una de las reveladoras conclusiones de una encuesta impulsada por la fundación Eisenhower Fellowships, que tiene como protagonistas a dos mil jóvenes de veinte países diferentes, incluida España.

El estudio, que derrumba algunos estereotipos negativos asociados a la generación ‘millenial’, fue presentado ayer en Málaga en el marco de la jornada ‘El futuro del trabajo’, organizada por la mencionada fundación Eisenhower, que es una organización independiente y sin ánimo de lucro de la que forman parte unos 1.600 miembros activos en todo el mundo. El Gran Hotel Miramar es desde el jueves y hasta mañana el punto de encuentro de 325 participantes en este encuentro, llegados de más de 40 países.

John Della Volpe, director de encuestas en la Facultad de Políticas del Kennedy School of Governement de la Universidad de Harvard y consejero delegado de SocialSphere, la compañía que ha realizado este estudio, destacó ayer cómo en estos tiempos de dramática disrupción económica y social y significantes cambios tecnológicos, la mayoría de los ‘millenials’ (un 78%) se muestran satisfechos con su vida laboral y son optimistas sobre sus perspectivas. Dos tercios de los encuestados asumen de forma natural que deberán volver a estudiar en el futuro para mantener su empleabilidad. Lo que sí critican es la escasa capacidad de sus gobiernos para facilitar a los ciudadanos las habilidades necesarias para el éxito en el mercado laboral del mañana.

Llama la atención que el concepto de un empleo para toda la vida ya casi está desterrado entre los miembros de esta generación: el porcentaje de los que piensan que tendrán menos de tres empleadores a lo largo de su vida es inferior a un tercio del total.

Esta encuesta concluye que más de la mitad de los dos mil jóvenes encuestados están convencidos que su educación más reciente les ha preparado para su actual trabajo. Es más, se muestran confiados frente al futuro, pues más de dos tercios creen que sus actuales trabajos todavía existirán en la próxima década y un 61% opina que también lo harán dentro de veinte años.

Volviendo a los aspectos que consideran más importantes en un trabajo, llama la atención que la mayor puntuación se la lleva el equilibrio entre la vida personal y laboral (con una puntuación media de 8,62 sobre 10) por delante de «obtener éxito en una carrera profesional de alta remuneración» (que tiene un 8,11). Tener la oportunidad de provocar un impacto positivo en la organización es el tercer factor más valorado.

Los ‘millenials’ son optimistas respecto a la igualdad de género: dos tercios de los encuestados predicen que no existirá discriminación machista a nivel laboral para 2025. Además, muestran un acusado perfil emprendedor: el 37% afirma que su camino profesional preferido sería montar su propio negocio. Este resultado se dispara en África y Oriente Medio, donde tres de cada cinco encuestados tienen intención de convertirse en empresarios.

La encuesta de Eisenhower Fellowships contó con la opinión de 1.998 ‘millenials’ de 29 años de edad media, divididos equitativamente por género y entre aquellos sin grado universitario y los que si disponían de estudios de grado y posgrado.

Fotos

Vídeos