La jefa mejor pagada de Alemania es española

La doctora Belén Garijo. :: julieta e. de zulueta/
La doctora Belén Garijo. :: julieta e. de zulueta

La doctora manchega Belén Garijo es la directiva que más cobra, seis millones de euros al año. «Hay que estimular la ambición femenina»

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Llegó al consorcio Merck hace casi siete años, cuando el grupo farmacéutico alemán atravesaba su peor crisis. A partir de entonces no hizo sino escalar posiciones hasta convertirse en su consejera delegada y en la mujer mejor pagada entre los directivos de las empresas que constituyen el DAX, el índice bursátil germano, con un sueldo anual de casi seis millones de euros. Así lo asegura el diario económico 'Handelsblatt', que sitúa a la española Belén Garijo, nacida en 1960 en la localidad manchega de Almansa, como la directiva con la remuneración más elevada de Alemania, mientras la revista 'Manager Magazin' la incluye en la lista de las diez mujeres mas influyentes en el empresariado germano.

Responsable de 20.000 empleados en el área de asistencia sanitaria del consorcio, Belén Garijo ha conseguido desde que llegó a la compañía incrementar sus ventas en un 50% y duplicar además sus beneficios netos. Atribuye su éxito profesional a su perseverancia y su ánimo combativo. «Nunca me rindo, jamás me rindo. Todo es posible. Esa es mi filosofía», afirmaba la directiva española en una reciente entrevista con la cadena de televisión Deutsche Welle.

Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá y especialista en farmacología clínica tras su paso por el Hospital Universitario de La Paz en Madrid, Belén Garijo trabajó seis años como médico clínico antes de pasar a la industria farmacéutica: primero en la estadounidense Abbott Laboratories, después en la francesa Rhona Poulen Rorer y tras varias fusiones en el grupo Sanofi-Aventis, antes de su fichaje por el gigante alemán en el que comenzó su carrera como directora de operaciones del departamento de biofarmacia, división que la que es ahora directora ejecutiva. Dice que su experiencia médica ha resultado fundamental para su labor como ejecutiva, pero que el trabajo duro es lo que le ha ayudado a escalar en un empresariado como el alemán. Menos del 8% de los ejecutivos de las empresas del DAX son mujeres. «Quien es jefe debe trabajar mucho», señala Garijo, quien considera fundamentales las redes sociales femeninas en las que políticas y ejecutivas comparten e intercambian experiencias.

Quiere que otras mujeres sigan su ejemplo y exige de ellas mas autoestima. «Si pregunto a cincuenta hombres por sus ambiciones, casi todos contestarán que quieren ser gerentes. Si pregunto a cincuenta mujeres lo mismo, casi ninguna me dará esa respuesta. Hace quince años yo tampoco lo habría dicho, pero está bien decir que se quiere ser una ejecutiva extraordinaria de una gran compañía. Hay que estimular la ambición femenina, porque la mujer es mucho mas tímida a la hora de decir lo que quiere», afirma la directiva española. Casada con un cirujano y madre de dos chicas ya adultas, comenta que cuando es entrevistada «siempre me preguntan como compagino mi vida laboral con la familiar. Eso es algo que nunca le preguntarían a un hombre en mi posición». Son «estereotipos y barreras sociales que solo generaciones posteriores van a ser capaces de gestionar mejor». Sin embargo, no parece estar segura de que sus propias hijas logren superar esos prejuicios. «Casi me empiezo a preocupar de si tendré nietos o no», señala cuando se plantea si serán capaces de compaginar como ella la familia y la carrera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos