Invernalia se derrite

Jon Nieve, más allá de El Muro, en la última temporada de 'Juego de tronos'. /
Jon Nieve, más allá de El Muro, en la última temporada de 'Juego de tronos'.

Científicos analizan el fascinante clima del mundo de 'Juego de tronos': aquí los dragones provocan el calentamiento global

LUIS ALFONSO GÁMEZ

En El Muro, la frontera entre Poniente y los dominios de los Caminantes Blancos, el invierno es como el de Laponia, Finlandia y Alaska, mientras que en Roca Casterly, la tierra de los Lannister, es parecido al de Houston (Texas) y Changsha (China). Es una de las conclusiones a las que ha llegado Samwell Tarly -Sam, para los seguidores de 'Juegos de tronos'- tras examinar durante dos meses los manuscritos de la biblioteca de la Ciudadela. El estudio lo publica esta semana la revista 'Philosophical Transactions of the Royal Society of King's Landing'; en castellano, 'Transacciones filosóficas de la Real Sociedad de Desembarco del Rey'.

Vale, la fiabilidad de esa revista es más que cuestionable -de hecho, no hay constancia de que exista fuera de internet-, pero la del estudio no lo es, según ha confirmado a este periódico Dan Lunt, climatólogo de la Universidad de Bristol y alter ego de Sam. «Mi trabajo diario conlleva el uso de modelos para simular y comprender el clima de la Tierra de los últimos diez millones de años. En ese tiempo ha habido periodos muy cálidos, debido a las altas concentraciones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero. También la Tierra ha sido muy diferente a la actual, porque los continentes y las cordilleras han estado en posiciones distintas debido a la tectónica de placas», explica el científico británico.

A la hora de desentrañar los secretos del «fascinante y misterioso clima» de su planeta, Sam se ha beneficiado de la experiencia de su 'mentor'. Partió del hecho de que el clima del mundo de los Targaryen, Lannister y Stark «es caótico. La duración de las estaciones es esencialmente impredecible» y se prolonga «varios años». Y concluyó que las largas estaciones se deben a que el planeta siempre expone el mismo hemisferio hacia su sol. Por si eso fuera poco, asegura que su modelo climático explica los planes de ataque de las hordas de dragones de Essos, las zonas de hibernación veraniega de los Caminantes Blancos, el dominio de los mares por la Flota de Hierro y las rutas comerciales entre Poniente y las Ciudades Libres a través del Mar Angosto.

Además, el erudito de Poniente alerta en su trabajo -publicado en inglés, dothraki y alto valirio, por eso de facilitar la accesibilidad- del riesgo de calentamiento global si se duplica la concentración de gases de efecto invernadero por las emisiones de dióxido de carbono y metano de los dragones y los incendios. Algo que no hay que tomarse a broma. «Este calentamiento probablemente iría acompañado de una elevación del nivel del mar que podría inundar las ciudades costeras, incluidas las afueras de Desembarco del Rey (lo que puede ser bueno a menos de que tengas la mala suerte de vivir allí)», advierte Sam. Según sus cálculos, un aumento de la temperatura global de 2,1º C se reflejaría a largo plazo en una subida del nivel del mar de diez metros.

«Los modelos pueden adaptarse para simular el clima de cualquier planeta, real o imaginario», explica Lunt. El científico de la Universidad de Bristol cree que aplicar esas simulaciones «a mundos de fantasía» como el 'Juego de tronos' ofrece «la oportunidad de divulgar la ciencia del clima al gran público».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos