HIATO

ARANTZA FURUNDARENA

Cada vez hay más gente peleada con los diptongos. Existe una especie de alergia y se propaga por las ondas, generalmente radiofónicas. Le han declarado la guerra al humilde, discreto y conciliador diptongo. Y es injusto. El mundo de habla hispana se divide ya entre los que pronuncian ruido y los que dicen 'ruído', algo que chirría al máximo; los que tienen el dinero en Suiza y los que se lo han llevado a 'Suíza', que suena doblemente ofensivo. Están los que van de viaje y los que se embarcan en un 'vi-áje', que es otra forma de partirle el alma al diptongo. Hay mucho separatista en esto de la fonética. Y hacen daño. Primero al oído. Y segundo al esófago, porque con tanto diptongo partido y tanto hiato maltratado corremos el serio peligro de contraer una hernia.

Como 'bilbaina' con diptongo (y no bilbaína con hiato), reivindico la unidad y convivencia pacífica entre las vocales. Si son de diferente naturaleza, una fuerte y una débil, todavía mejor. Porque en esto de sembrar la división se empieza por el alfabeto y no se sabe nunca dónde se puede acabar... Un amigo el otro día me aseguraba que él siempre ha dicho 'cru-él', divorciando por su cuenta la u de la e. Son ganas de fracturar 'cru-elmente' un adjetivo, de sembrar discordia entre dos pobres letras inocentes que no te han hecho nada. Hace poco escuché en la radio que el problema 'actu-ál' es la falta de di-álogo'. Estuve por telefonear al locutor y preguntarle por qué 'acentúaba' de manera tan 'gratuíta' las palabras...

Recuerdo un artículo del gran Fernando Fernán Gómez en el que criticaba a los grandilocuentes actores de antaño, que en su engolada forma de declamar alargaban cualquier grupo consonántico intercalando vocales: «¡Atarás, atarás... Apartaos, cobáredes...». Esto que puede sonar tragicómico es un vicio que continúa vigente. Anida en la garganta de muchos cantantes románticos: «Te amaré, te amaré, como no está pere-mitido...» o «Abarázame amor, abarázameee...». Y tantos otros ejemplos. Cualquier día nos vamos a despertar y escucharemos en el transistor que el 'gobiéreno' va a 'inici-ár' una vía de 'di-álogo' este 'vi-érenes' y nos va a dar a todos una hernia colectiva... De hiato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos