Los herederos de Erno Rubik

El objetivo de la competición es resolver el cubo en el menor tiempo posible. :: i. g./
El objetivo de la competición es resolver el cubo en el menor tiempo posible. :: i. g.

Más de un centenar de personas compiten en Mijas en un campeonato nacional de habilidad con el famoso cubo

IVÁN GELIBTER

El cubo de rubik, inventado por el escultor y profesor de arquitectura húngaro Erno Rubik en 1974, es el juguete más vendido de la historia. Aunque resulte difícil calcularlo, hay varios expertos que consideran que al menos 350 millones de hogares en todo el mundo tienen un ejemplar. Sin embargo, lo que para la mayoría es un divertimento familiar, para otros es una verdadera competición. No en vano, existe un circuito internacional, otro europeo y uno nacional que durante varios fines de semana al año reúne a los aficionados y expertos en resolver el cubo.

Este fin de semana ha sido el turno de la Costa del Sol. La localidad mijeña ha acogido el tercer Open de Cubo de Rubik de Mijas, el que más de un centenar de personas de todo el país se han dado cita para batir sus propios récords y, por supuesto, para ganar al resto de participantes.

Habitualmente, los campeonatos oficiales se desarrollan durante un día, dos o tres, dependiendo del número de competidores y categorías en las que se compite. Según la World Cube Association (WCA), existen 18 categorías en las que se puede competir de manera oficial, dependiendo de los puzles y las modalidades.

Categoría reina

Aun así, aclaran que la categoría reina es el cubo 3x3x3 clásico, que es el que suele existir en los hogares. Así, un competidor elige cada una de las categorías en que quiere participar. Dentro de cada categoría se llevan a cabo diferentes rondas, y dentro de cada ronda, cinco resoluciones de dicho puzle, cuya media (se quitan el mejor y peor tiempo y se promedian los tres tiempos restantes) es la válida para la clasificación. Los mejores en la primera ronda pasan, por tanto, a rondas sucesivas. Así lo explica José María Montalvo, delegado de la Asociación Española de Cubo de Rubik en Málaga. «La importancia de este tipo de competiciones como la del fin de semana es que los tiempos que haga cada uno son oficial a nivel mundial. Así cada uno viene con el objetivo de mejorar sus registros desde un ambiente sano», sostiene.

En cuanto a las capacidades, Montalvo señala que no hay que tener ninguna en especial, más que las «ganas de aprender». «Hay un método de principiante para aprender, y luego hay distintos métodos que van ejercitando para poder mejorar la velocidad. En definitiva, se trata de usar algoritmos matemáticos para poder resolver el cubo en el mínimo tiempo posible», explica.

Tras empezar en esta misma localidad hace dos años con tan solo 29 competidores, este Open de Mijas ya se ha consolidado como una de las pruebas más importantes del año. Eso sí, aquellos que no sepan resolverlo no se aburirrán si acuden el año que viene. Las palomitas, los gritos de apoyo, y por supuesto los aplausos, están permitidos.

Fotos

Vídeos