'Otras formas de regalar', la iniciativa de una guardería malagueña para acercar a niños y ancianos

Una abuela besa a una niña/
Una abuela besa a una niña

Un intercambio generacional en que los pequeños de 2 y 3 años de la guardería Baby Natura, se relacionaron con los ancianos de la residencia Virgen de Belén

ELENA PÉREZ

Todo comenzó hace un año cuando Vanesa Gil, directora de la escuela infantil Baby Natura descubrió en redes sociales un vídeo viral en el que los niños de una guardería en Seattle visitaban una residencia de ancianos. “Me pareció buena idea y pensé que podíamos hacer algo parecido con los peques pero se quedó en algo utópico”, declaraba.

A principio de este curso se propusieron hacer realidad la iniciativa y bajo el lema 'otras formas de regalar' la guardería de Puerto de La Torre, Baby Natura, decidió organizar una visita a la residencia 'Virgen de Belén', situada en El Palo. El pasado 12 de enero, justo después de Navidad decidieron visitar a los 'abuelitos' de la residencia Virgen de Belén con su propio regalo de Reyes. Llevaron manualidades y canciones preparadas pero no tenían nada planeado.“Queríamos hacer algo bonito pero no imaginamos que iba a ser tan emotivo”, añadía Vanesa.

Aseguran que es la primera vez que se lleva a cabo una iniciativa así en Málaga, el acercamiento de dos generaciones y el resultado según las educadoras y trabajadores del centro fue 'más que satisfactorio'. "Nos emocionamos todos", añadía Almudena Fernández, enfermera de la residencia.

El encuentro surgió de forma espontánea, niños y ancianos intercambiaron regalos, mucho cariño y alguna canción improvisada. “Uno de los abuelos se animó a tocar la armónica mientras los niños cantaban”, relataba Vanesa. El objetivo de esta experiencia era acercar a los niños a los más mayores pero no tenían nada preparado. "Todo surgió de forma natural" y eso según las educadoras lo hizo más especial.

Los alumnos de Baby Natura y sus profesoras
Los alumnos de Baby Natura y sus profesoras

Los responsables pudieron asistir a la unión de la espontaneidad de dos generaciones opuestas, la más alejadas en edad pero más cercanas en comportamiento, "son dos edades muy vulnerables y necesitadas de atención", declaraba la directora de la escuela infantil. Niños y ancianos se fundían en abrazos y se regalaron mucho cariño.

Desde el punto de vista educativo, la iniciativa pretendía fomentar el respeto hacia los más mayores. Puede que un niño con 3 años no entienda bien la situación pero momentos como el que vivieron son recuerdos 'que se plantan como semillas' y en algún momento los niños podrán darle su significado.

Un residente toca la armónica
Un residente toca la armónica

Por su parte, los mayores al ver la naturalidad de los pequeños, que curiosos se acercaban a coger sus manos y a regalar abrazos, sintieron gran alegría. "Muchos de los abuelos recordaron a los niños como si fueran sus hijos o nietos y se emocionaban", explicaba Almudena. "Se creo una complicidad y unión inexplicable".

Desde las redes lo aplauden como 'una inyección de positividad'. Tras esta satisfactoria excursión a la residencia 'Virgen de Belén', desde la guardería Baby Natura aseguran querer continuar con esta iniciativa para repetir una “vivencia inolvidable” y “enriquecedora laboralmente”. Animan a otras escuelas a que se unan al intercambio generacional, que confiesan 'ha sido una de los momentos más gratificantes de sus carreras'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos