El Gobierno ha recortado 20.000 millones en investigación en ocho años

Los ministerios dejaron en 2016 sin utilizar el 62% del presupuesto para I+D+i, el mayor porcentaje de recursos sin ejecutar que se recuerda

ALFONSO TORICESMadrid

Los investigadores españoles, buena parte de ellos agrupados en la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), volvieron a dar hoy la voz de alarma. Un análisis realizado por la organización calcula que los distintos gobiernos nacionales han recortado en más de 20.000 millones la inversión en el sistema español de ciencia e innovación en los últimos ocho años, desde que en 2009 aprobasen el presupuesto que otorgó la mayor financiación histórica al I+D+i español.

La concatenación de recortes, de la que la mitad tendría que haber ido destinada a subvenciones y becas para centros públicos, es enorme si se tiene en cuenta que equivale a tres presupuestos anuales completos. Esta restricción de recursos, denuncia el informe de Cosce, "ha puesto en serias dificultades un sistema de innovación que lentamente se había construido en las décadas finales del siglo XX". Además, añade, la reducción de fondos de I+D+i desde 2009 ha sido superior al recorte del resto de áreas de los Presupuestos del Estado, "lo que muestra la nula prioridad que el Gobierno da a las políticas de ciencia", en las que España invierte prácticamente la mitad que la media de países desarrollados.

Las partidas destinadas en los Presupuestos de 2017 para I+D+i son tildadas por los investigadores como de "otro año perdido". Con un crecimiento del 1,3% sobre 2016, no compensan el déficit de financiación durante la crisis, reducen en un 2,3% las subvenciones y becas de los científicos de centros públicos y en un 3,25% los presupuestos de todos los organismos oficiales de investigación. El leve crecimiento presupuestario en 2017 se debe solo al aumento en un 4% de los créditos para la innovación en entidades privadas, una partida vedada para la red pública y que además es ficticia pues, año tras año, deja sin gastar un 50% de los recursos asignados en las cuentas.

De hecho, el informe de Cosce destaca que los males que aquejan al sistema de I+D+i español no se reducen solo a la suma de recortes gubernamentales sino que también se derivan de unas asignaciones presupuestarias públicas que nunca se utilizan por completo, y que en 2016 llegaron a un grado de incumplimiento sin precedentes.

El Gobierno, según el informe, dejó el año pasado sin ejecutar 3.114 millones de euros, el 61,78% de lo presupuestado para el sistema de ciencia, casi 20 puntos más de la media del último lustro. Pese a ser la de innovación una partida menor de las cuentas públicas, los fondos que no usó representaron el 23% de todo el presupuesto estatal no ejecutado en 2016.

La mayor parte de los fondos no utilizados fueron créditos a entidades privadas, para lo que solo se usó el 23% de lo previsto, pero también se quedaron sin utilizar 230 millones destinados a subvenciones a la investigación pública, con lo que la red oficial de ciencia perdió el 18% de sus asignaciones previstas, un porcentaje inédito desde 2008. "Con la escasez de medios, es muy grave y preocupante que no se ejecuten estos fondos. Es una locura", lamentó Nazario Martín, presidente de Cosce.

Fotos

Vídeos