Ana Frank, viñetas contra el horror

Viñetas y la portada de ‘El diario de Anne Frank’, que aparece en España el 5 de octubre./R. C.
Viñetas y la portada de ‘El diario de Anne Frank’, que aparece en España el 5 de octubre. / R. C.

El famoso diario de la adolescente judía se convierte en un tebeo y en un documental de animación

MIGUEL LORENCI

El noveno arte, el cómic, alcanzó hace mucho la mayoría de edad. Cualquier historia es susceptible de contarse en este universal lenguaje, de la Odisea al Quijote pasando por los ensayos de Paul Preston sobre la Guerra Civil. Se suma ahora un libro tan icónico como ‘El diario de Ana Frank’. El cineasta y guionista israelí Ari Folman y el ilustrador David Polonsky son los creadores de un tebeo que por primera vez cuenta con el beneplácito de la fundación que vela por la memoria de Ana Frank. También con el de las autoridades judías, más que suspicaces ante el tratamiento de algunos episodios del Holocausto.

Con 256 páginas, Debolsillo publicará en España la adaptación gráfica de uno de los diez libros más leídos del mundo, presentado ayer en París y que aparecerá en 40 idiomas. Tendrá pronto su continuación en un largometraje de animación de los mismos autores. Ofrecen la versión «más fidedigna» de uno de los documentos «más estremecedores» de la literatura universal, según sus editores. «Permitirá a los amantes del tebeo aproximarse a un documento imprescindible del siglo XX» y a «una ineludible lección moral».

«Llegará el día en el que no queden supervivientes del Holocausto ni testigos vivos que cuenten su historia, y me preocupa. Es esencial encontrar nuevas maneras de preservarla», dijo Folman, hijo de víctimas de la ‘Sohá’ y transmisor de «las terribles historias del genocidio que desaparecen». Quiere aportar «una nueva dimensión» con la historieta sobre aquella cría de 13 años que con sus sentimientos y experiencias «narró el horror y la barbarie nazi» recluida en una buhardilla de Ámsterdam.

Folman y Polonsky, autores de ‘Vals con Bashir’, un documental de animación sobre las matanzas de Sabra y Chatila nominado al Oscar en 2008 y ganador de un Globo de Oro y un premio César, rechazaron inicialmente la propuesta. Se sentían incapaces de aportar algo novedoso al océano de películas, libros, dramas teatrales, óperas y musicales sobre Ana Frank. Pero Folman cambió de idea tras hablar con su madre de 95 años, «que vive ahora esperando el estreno de la película». Un documental que recreará los siete últimos meses de vida de Frank, una imposición del cineasta para aceptar el encargo a pesar de la ausencia de documentos sobre ese terrible período.

Fieles al diario de Ana, recrean tanto la difícil relación con su madre y su hermana como las fantasías de la adolescente. En una viñeta a toda página juegan con su deseo de ser periodista. Dibujan a una anciana Ana sentada en su escritorio con periódicos enmarcados. Entre ellos, la portada de ‘Life’ con una foto suya. Otras viñetas retratan a sus familiares y a los judíos con los que vivieron escondidos como animales durante dos años ayudados por la resistencia holandesa, o recuerdan hitos del arte del siglo XX, como ‘El grito’ de Edvard Munch y ‘Retrato de Adele Bloch-Bauer de Gustav Klimt.

Fotos

Vídeos