El impactante destrozo, foto a foto, de un piso alquilado por Airbnb

El impactante destrozo, foto a foto, de un piso alquilado por Airbnb

Una priopietaria francesa crea una página en Facebook para denunciar el lamentable estado en el que se encontró su estudio parisino tras el paso de un huésped canadiense

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

Hasta hace unos días tenía un "encantador estudio flamante" en París. Ni rastro de lo que ha quedado. En los últimos dos años Laurie S -como se identifica la protagonista de esta historia- ha estado alquilando su inmueble a través de la conocida plataforma Airbnb. Hasta ahora le había ido bien. Pero la sorpresa llegó a finales de agosto al abrir la cerradura y revisar el piso tras el paso de un inquilino canadiense. Sobrecogida por el estado en el que se encontró su casa, esta usuaria ha creado una página en Facebook donde denuncia el calvario que está viviendo por culpa de esta desagradable experiencia.

La página en cuestión se denomina con ironía. 'Il était une fois mon studio charmant' (Érase una vez mi encantador estudio) y en ella esta propietaria da cuenta de su pesadilla. Basura por cada rincón, orines, muebles totalmente destrozados, botellas de alcohol rotas por los suelos... Los daños causados tras el paso del desconsiderado huésped ascienden según sus primeras estimaciones a los 10.000 euros. El pasado 30 de agosto la francesa se encargó de subir a Facebook su particular album de fotos de los horrores en el que da cuenta del estado en el que ha quedado su estudio. Una publicación que en los últimos días se ha hecho viral.

"Aunque es un problema material, es también parte de mi vida; son todos mis ahorros y mi tiempo de los últimos tres años para renovar este estudio, mi joya" Laurie s. propietaria afectada

Como ella misma relata, el objetivo de dar a conocer su caso es presionar a Airbnb para que medie. "Aunque no sea mi costumbre uso las redes sociales para que Airbnb se ponga en contacto conmigo, ya que no lo ha hecho desde que el 22 de agosto les expliqué el problema. Así me encontré mi apartamento este 28 de agosto de 2017, cuando el inquilino finalmente se dignó a salir del lugar. Así que pido a Airbnb que me contacte para encontrar una solución. Llevo llamando desde el 22 de agosto y la única respuesta que obtengo es 'ya te llamaremos', lo que no ha pasado ni una sola vez. Pido a mis amigos de Facebook y a los amigos de mis amigos que compartan ampliamente mi post para poner en guardia a todos los propietarios que utilizan los servicios de este sitio. Para que se tomen responsabilidades tan pronto ocurran problemas de este tipo. Airbnb, yo les hacía buena publicidad, confiaba en este sitio. Hoy pido ayuda. Y seguiré hasta que no se me ofrezca el reembolso de los daños. Aunque es un problema material, es también parte de mi vida y de mi intimidad; son todos mis ahorros y mi tiempo de los últimos tres años para renovar este estudio, mi joya...", escribe en la red social. «Me quedé en shock, devastada, cuando a la vuelta me encontré mi estudio en ese estado», admite..

En 'Érase una vez mi encantador estudio', Laurie S publica fotografías con el antes y el después del paso de este canadiense por su apartamento. Como ha indicado recientemente en su Facebook este domingo finalmente un representante de Airbnb -que actúa como intermediario en alquileres de corta duración- acudió a evaluar los desperfectos. Ahora se encuentra a la espera de la respuesta definitiva de la plataforma.

Laurie S. dice que nunca llegó a conocer en persona al inquilino. La única información acerca de su comportamiento mientras se alojaba en su casa la tuvo por parte de sus vecinos, quienes aseguran que "parecía una persona amable". Según la cadena de televisión France 3, un portavoz de la división francesa de la empresa estadounidense asegura que los propietarios que alquilan a través de esta plataforma cuentan con un seguro de hasta 800.000 euros para arreglar destrozos en su propiedad y que ya han expulsado al usuario responsable de los mismos.

Según la compañía, una mínima parte de los microalquileres que ocurren a través de su página terminan con destrozos importantes como los de este caso: un 0,009 por ciento de los 30 millones registrados en 2016.

Fotos

Vídeos