Un espía español en el espacio

Lanzamiento del satélite PAZ desde Vandenberg. :: A. Arorizo / Efe/
Lanzamiento del satélite PAZ desde Vandenberg. :: A. Arorizo / Efe

El satélite de observación PAZ dotará a España de una tecnología de la que sólo Alemania e Italia disponen en Europa

JOSÉ MANUEL ANDRÉS

A la quinta fue la vencida. El satélite de observación español PAZ ya orbita alrededor de la Tierra después de ser lanzado a bordo de un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX desde la base militar de Vandenberg. Eran las 06:17 en California (15:17 hora peninsular), exactamente 24 horas después de la última tentativa fallida debido a las condiciones meteorológicas adversas provocadas por los vientos en altura.

Construido por Airbus Defence and Space, el lanzamiento de PAZ al espacio acumuló cuatro años de retraso debido a los problemas surgidos con el lanzador ruso Dnepr-1 contratado inicialmente, que tuvo que ser anulado en 2016 como consecuencia del conflicto en el este de Ucrania.

A estos primeros aplazamientos se sumaron los cuatro que se han producido en el último mes. Primero se iba a efectuar el despegue el 30 de enero; después se retrasó diez días. Se programó para el día 17 de febrero. Tampoco pudo ser. 24 horas después debía partir, pero no se pudo concretar por culpa de nuevos test de verificación que debía llevar a cabo SpaceX. Por último, las condiciones meteorológicas adversas impidieron el pasado miércoles el lanzamiento.

PAZ es un dispositivo con tecnología radar y de misión dual para aplicaciones militares y civiles y entre sus posibles usos destacan la vigilancia de la superficie terrestre, la cartografía de alta resolución, el control fronterizo o el soporte táctico en misiones en el extranjero.

El satélite, que dotará a España de unos recursos de los que en Europa solo disponen sólo Alemania e Italia, pesa unos 1.400 kilogramos y mide 5 metros de altura por 2,4 metros de diámetro y está configurado para poder dar quince vueltas diarias a la Tierra a una altura de 514 kilómetros, cubriendo un área de más de 300.000 kilómetros cuadrados.

Cinco años de misión

Creado por los Ministerios de Defensa e Industria, Comercio y Turismo, permitirá a España contar durante los próximos cinco años -su periodo de vida útil- con un sistema de radar de apertura sintética (SAR) en Banda X militar capaz de obtener hasta cien imágenes diarias de la superficie terrestre con una resolución de hasta un metro, lo que posibilitará la obtención de instantáneas diurnas y nocturnas bajo cualquier condición meteorológica.

Ahora, tras su puesta en órbita, en los próximos tres meses se llevarán a cabo desde Madrid todas las actividades correspondientes a las pruebas en órbita, que servirán para validar el funcionamiento correcto del satélite y la operación de su radar. También se realizará la verificación de las dos cargas útiles secundarias: el sofisticado Sistema de Identificación Automática -AIS, por sus siglas en inglés- para el control mundial del entorno marítimo y el experimento de Radio Ocultación y Precipitación Extrema.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos