Ernesto de Hannover vive la gran boda real del año

La pareja, en la puerta de la iglesia del Mercado de Hannover. : jens schlueter/efe
La pareja, en la puerta de la iglesia del Mercado de Hannover. : jens schlueter/efe

La novia, Ekaterina Malysheva, viste un traje hecho a mano y luce una vistosa tiara floral que ya llevó Carolina de Mónaco

MIKEL ARNAO

Tres días de festejos han honrado la boda real más importante de este año, el enlace entre Ernesto de Hannover, el príncipe heredero, y Ekaterina Malysheva a la que se oponía Ernesto de Hannover (padre), quien no asistió a ninguna de las ceremonias. Ni a la civil del jueves ni a la religiosa, en la iglesia del Mercado de Hannover, del sábado que continuó con una recepción para 400 invitados en la galería Hernhausen y el festejo nocturno en el castillo de Mariamburg, propiedad de la casa real.

La novia, una diseñadora rusa, vistió durante estos días tres trabajos de su amiga Sandra Mansour. La obra maestra fue el traje que llevó en la ceremonia religiosa, hecho a mano de encaje chantilly y pedrería. Es el fruto de tres meses y medio de trabajo manufacturado. Malysheva brilló con este diseño de manga larga semitransparente, escote redondo y una larga cola.

Llamó mucho la atención la tiara floral que lució la novia, una diadema del siglo XIX hecha con oro, plata y brillantes. Esta pieza, que lució sobre la melena rubia peinada en un moño bajo con raya, pertenece a la Casa Hannover, y ya la habían llevado anteriormente las dos mujeres de Ernesto de Hannover: Chantal Hochuli, con quien estuvo unido entre 1981 y 1997, y Carolina de Mónaco, su actual esposa, que paseó la famosa tiara por última vez en 2004.

Los hermanos Casiraghi

El matrimonio, aunque viven separados desde hace tres años, no acudió a la boda del príncipe heredero y el patriarca anunció, además, que emprenderá medidas legales para recuperar todos los bienes que cedió a su hijo en 2005, entre ellos el castillo Marienburg donde se celebró el banquete nupcial, por miedo a que un divorcio acabe mermando su patrimonio.

Sí estuvieron los hermanos Casiraghi: Andrea, que acudió con su mujer, Taitana Santo Domingo, Pierre y su esposa, Beatrice Borromeo, y Carlota. Así como Alejandra de Hannover, hija de Ernesto y Carolina, y, por lo tanto, hermanastra del novio y los Casiraghi, con quienes mantiene una buena y estrecha relación.

Fotos

Vídeos