Publirreportaje

«Aunque es el más joven, el campus de Málaga es el de mayor proyección de la UNIA »

«Aunque es el más joven, el campus de Málaga es el de mayor proyección de la UNIA »
Entrevista a José Luis Sánchez Ollero, Vicerrector del Campus Tecnológico de Málaga de la UNIA
SUR

La eficacia de la UNIA se sustenta en tres pilares: rapidez, flexibilidad y escasas trabas burocráticas a la hora de organizar cursos. Una forma de gestionar que sirve para tender puentes de convergencia con el sector empresarial.

¿Qué papel juega la UNIA en Andalucía?

La UNIA no es una Universidad más dentro de las universidades públicas de Andalucía, sino que tiene una serie de características que la hacen diferente y conveniente para el buen funcionamiento del sistema. No solamente sirve de apoyo para proyectos ambiciosos que puedan escapar de las posibilidades de alguna de nuestras universidades por si sola (sobre todo en las de menor tamaño) sino que también sirve de catalizador y coordinador de iniciativas que aúnan los esfuerzos de varias de éstas universidades, sobre todo en proyectos internacionales.

Se ha comentado en muchas ocasiones que lo que distingue a la UNIA es la especialización, ¿cuáles son las áreas de posgrados más demandados por los alumnos? ¿Y los que tienen mayor empleabilidad?

Es cierto que tenemos una gran especialización y empleabilidad. La razón hay que buscarla en los socios estratégicos con los que desarrollamos nuestros proyectos. Por un lado, universidades públicas, sobre todo las andaluzas, con una gran especialización en temas concretos; por otro, nuestras relaciones con las entidades sociales donde juegan un papel especial los colegios profesionales. Con estos mimbres, nuestro programa educativo incide en aspectos muy demandados en el mercado laboral con nichos específicos de mercado.

El campus de la UNIA en la ciudad.
El campus de la UNIA en la ciudad.

¿Ha cambiado el perfil del alumno en los últimos años?

La verdad es que no mucho. Combinamos alumnos recién egresados del sistema educativo reglado que quieren especializarse en algún tema concreto como profesionales que, teniendo un bagaje profesional, requieren reciclar sus conocimientos en según qué área. Viene manteniéndose estable este perfil con ligeras variaciones porcentuales.

¿Qué actividades se han propuesto para este año para proseguir con la internacionalización de alumnos?

Queremos reforzar nuestro programa en dos áreas en las cuales, si bien venimos trabajando en los últimos años, parece conveniente dedicarle un mayor esfuerzo: las relaciones con el Magreb y con Filipinas. En ambos casos estamos preparando un programa educativo que combina formación de posgrado con eventos de carácter científico y social. En el primer caso, profundizando en la relación que mantenemos a través de la Universidad Abdelmalek Essaadi de Tánger-Tetuán y en el segundo con la Universidad de Filipinas y el Ateneo de Manila.

¿Qué importancia tiene Málaga en la estrategia de la UNIA?

Mucha. Somos el campus más joven de los cuatro de los que dispone la UNIA tras Baeza, La Rábida y La Cartuja-Sevilla pero quizá por eso el que tiene mayor proyección en estos momentos. Estamos buscándonos un hueco en el panorama educativo y cultural de la capital y la provincia y además servimos de punta de lanza en los convenios internacionales antes mencionados. Las posibilidades en las infraestructuras de comunicaciones propias y de transporte y conexión nos sitúan en un interesante punto de partida para la evolución actual del mercado educativo.

Cada año la UNIA se vuelca en sus cursos de verano, ampliando la oferta y mejorando las propuestas. ¿Cuál es el objetivo de estos programas? ¿Qué novedades se presentan en esta edición?

Así es. Los cursos de verano forman parte de nuestra identidad como, salvando las distancias, ocurre con otros universidades de prestigio como puede ser la Menéndez Pelayo. El objetivo es acercar los conocimientos científicos de manera transversal de modo que, por ejemplo, estudiantes de Letras o Filosofía se formen en aspectos científico-tecnológicos y viceversa, en un marco académico más relajado que lo que pueda ser el aula en un grado o posgrado universitario, aunque sin perder el rigor en los contenidos. También para que la sociedad en general, con independencia de sus conocimientos previos, pueda acceder a formación en aspectos que serían difíciles de acceder en entornos más reglados. En definitiva, se trata de acercar las ciencias y las humanidades a un público lo más amplio posible.

¿Qué retos se plantea la institución para los próximos años?

Crecer y consolidar los programas que tenemos en marcha y ampliar nuestro campo de acción a zonas geográficas muy vinculadas con Andalucía y España, en colaboración y trabajo conjunto con el resto de las Universidades Públicas de Andalucía.

Fotos

Vídeos