Diario Sur

Los mejores sistemas educativos del mundo

Niños de Primaria en una escuela de Finlandia.
Niños de Primaria en una escuela de Finlandia. / AFP
  • La nueva publicación del informe PISA correspondiente a 2015 hará una radiografía sobre los conocimientos y competencias de los alumnos de 65 países. Los países asiáticos, los mejor colocados en el ‘top’ diez

  • China dedica a Educación casi el 30 por ciento de su PIB. España, el 4,4%. En Finlandia, el estado dedica a cada niño un gasto de 2.582 euros, mientras que en España es de 1.012 euros

¿Este año tocará de nuevo sonrojarse por los datos del informe PISA? No se sabrá hasta avanzado el año, pero en el caso de España no se esperan mejoras significativas. Cada tres años la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo en Europa) realiza este informe en el que se analizan las competencias y conocimientos de los alumnos de 15 años en unos 65 países. En el último se evaluó a más de medio millón de estudiantes. España salió mal parada en este último informe, con resultados en Matemáticas, Lengua y Ciencias por debajo de la media de la OCDE.

Shanghái-China y Singapur han copado los primeros puestos en Matemáticas, y los alumnos de Shanghái han registrado una puntuación equivalente a casi tres años de escolarización más que la mayoría de países de la OCDE. Hong Kong-China, Taipéi chino, Corea, Macao-China, Japón, Liechtenstein, Suiza y Países Bajos también se encuentran en el grupo de países con mejores resultados.

Extremada exigencia

Una característica común de los sistemas educativos orientales es su extremada exigencia a los alumnos. Son muy rigurosos, con materias muy densas y trabajo duro, con jornadas lectivas maratonianas, desde primeras horas de la mañana hasta la noche y con escasos momentos de descanso.

Niños en una escuela de Pekín.

Niños en una escuela de Pekín. / Efe

La competitividad en estos países es máxima, y a los alumnos ya se les inculca este espíritu de superación. Hasta tal punto que Corea del Sur y Singapur son los países con índices de suicidio más altos del mundo entre los niños y adolescentes, en parte por esta presión en las escuelas.

Por otra parte, los países asiáticos dan mucho valor a la educación. Sin duda su cultura de la responsabilidad tiene muy relación con este afán de superación de los jóvenes y el grado de implicación de los docentes. La educación, entienden, es la llave que da acceso al éxito personal y profesional.

En el éxito del sistema educativo tiene mucho que ver la inversión estatal. El gasto público en China en 2014 ascendió a un total de 2.314.407,1 millones de euros. Esta cifra supone que el gasto público en 2014 alcanzó el 29,70% del PIB. El gasto público per cápita fue de 1.692 euros por habitante. En España, el gasto público en Educación fue en ese mismo año de 45.646 millones de euros, el 4,39% del PIB del país y una inversión percápita de 1.012 euros.

El caso de Finlandia

En las antípodas geográficas, pero también metodológicas, se sitúa Finlandia, el país europeo que tradicionalmente ha encabezado los ranking del informe Pisa hasta este último, en que se vio desplazada por Shangai. Aquí los chicos y chicas no estudian más de cuatro o cinco horas seguidas. Realizan actividades de todo tipo, se trabaja por proyectos y se potencia la creatividad y la libertad, no hay apenas exámenes y los libros de texto se han sustituido por material pedagógico digital. Es un sistema muy descentralizado, donde los ayuntamientos contratan a los profesores. Es también una enseñanza eminentemente pública, ya que los centros privados son escasísimos. La carrera de magisterio dura cinco años, seis en el caso de escuelas especiales y los profesores tienen que hacer también un máster.

El gasto público en educación en Finlandia superó los 14.000 millones de euros, un 7,22% del PIB. El gasto per cápita fue de 2.582 euros por habitante.