Cómo cortar una sandía y no desesperar en el intento

Cómo cortar una sandía y no desesperar en el intento

A pesar de que en YouTube hay infinidad de tutoriales con los que sorprender a los invitados, vamos a explicar la manera más sencilla y básica para disfrutar de esta fruta veraniega

Mari Carmen Parra
MARI CARMEN PARRAMálaga

La sandía es la fruta de verano por antonomasia. Los beneficios de la sandía son infinitos, sus posibilidades a la hora de ingerir también dan bastante juego, ya que se pueden hacer desde zumos, smoothies, batidos e, incluso, polos con los que hacer las delicias de los más pequeños de la casa. Además, a todo ello hay que sumarle que en los últimos años con el auge de un modo de vida 'healthy' y muy de corte 'fit' ha provocado que la sandía gane muchos enteros en ser la fruta reina de la estación. Sin embargo, como todo en la vida la sandía no sólo puede presumir de ventajas, sino que también tiene algún que otro defecto, que no es otro que la dificultad que en ocasiones acarrea el pelarla.

Noticias relacionadas

Y es que son muchas veces las que nos vemos cuchillo en mano y casi jugándonos la vida para que la 'tajada' salga perfecta y no se nos desvíe el cuchillo y terminemos hiriéndonos. Por ello y para poder disfrutar de la sandía con seguridad y sin esfuerzo se va a explicar cómo pelarla de una manera más que sencilla.

En YouTube los tutoriales existentes son multitud. Los hay desde cómo sorprender a los invitados convirtiendo la sandía en auténticas esculturas, trucos para cortar la sandía y 'quedarse' con los comensales e, incluso, maneras diferentes de pelarla para que el resultado adquiera distintas formas. Como en este caso no se pretende hacer florituras con esta fruta, vamos a explicar paso a paso, la manera más sencilla de pelarla y no morir en el intento gracias a las explicaciones del canal 1 Recette 1 Minute (1 Minute Recipe) de la plataforma YouTube:

1 Usa un cuchillo dentado

Corta las extremidades de la sandía sin quitar mucha pulpa de la misma.

2 Pártela por la mitad

Una vez que has hecho la división, toma una de las mitades y vuélcala. Comienza a quitar la corteza sin quitar mucha pulpa.

3 Cortar horizontalmente

Con la corteza eliminada. Sujeta la pieza con los dedos por arriba y comienza a cortar lentamente y de manera horizontal rodajas. Una vez finalizada esta acción, procede a llevar a cabo cortes verticales. Cuando termines, gírala un cuarto de vuelta y vuelve a cortar y ... ¡Ahí está la primera mitad de la sandía cortada a cubitos!

Con la otra parte de la sandía repite la operación y disfruta a tope del sabor de la sandía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos