Diario Sur

Rosetta descenderá sobre una región de fosas activas en la cabeza del cometa

Philae en el cometa.
Philae en el cometa. / Archivo
  • La maniobra de colisión tendrá lugar la noche del 29 de septiembre

La misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) finalizará el 30 de septiembre con su descenso sobre una región de fosas activas en la "cabeza" del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. La ESA ha informado este viernes de que "esta región se encuentra en el menor de los dos lóbulos del cometa, y alberga varias fosas activas de más de 100 metros de diámetro y entre 50 y 60 metros de profundidad, en las que se originan una serie de chorros de polvo".

La sonda lleva desde el 9 de agosto trazando órbitas elípticas cada vez más cercanas al cometa y durante el último sobrevuelo podría quedar a un kilómetro de la superficie, una distancia nunca antes alcanzada. La maniobra de colisión tendrá lugar la noche del 29 de septiembre, añade la ESA.

Rosetta efectuará una lenta caída libre hacia el cometa para maximizar el número de mediciones científicas que se podrán tomar y enviar a la Tierra antes del impacto. La ESA añade que las paredes de las fosas también muestran unas enigmáticas estructuras granulosas de un metro aproximadamente, denominadas "piel de gallina". Los científicos creen que podrían indicar la existencia de antiguos cometesimales, que al fusionarse en las primeras fases de formación del Sistema Solar dieron lugar al cometa. El 30 de septiembre, Rosetta observará estas fascinantes estructuras desde más cerca que nunca.

Rosetta se dirigirá a un punto adyacente a una fosa bien definida, de 130 metros de ancho, que el equipo de la misión ha bautizado de manera informal como Deir el Medina, ya que cuenta con una estructura de apariencia similar al antiguo poblado egipcio del mismo nombre. La sonda Rosetta realizó un largo recorrido a través del Sistema Solar, que comenzó el 2 de marzo de 2004, y cubrió 6.400 millones de kilómetros hasta llegar al cometa, en agosto de 2014.

Recibió el impulso gravitatorio de la Tierra y Marte porque no existe un cohete lanzador capaz de enviar la sonda directamente hasta el cometa. En noviembre de 2014 el módulo Philae aterrizó sobre la superficie helada del cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko, tras separarse de la sonda madre Rosetta. "La fosa del cometa presenta indicios sobre el devenir geológico de la región", explicó la ESA.

"Aunque Rosetta lleva sobrevolando el cometa dos años, nuestro mayor reto será mantenerla operativa sin problemas durante las últimas semanas de la misión en el entorno impredecible de este cometa, y tan lejos del Sol y la Tierra", explica el responsable de operaciones de la sonda para la ESA, Sylvain Lodiot. Rosetta impactará en un punto muy cercano a Deir el-Medina, dentro de una elipse de unos 700 x 500 metros.