Síguenos en Facebook y en @Bdebulo en Twitter

El bulo del aceite de oliva tóxico del que advierte la OCU

El bulo del aceite de oliva tóxico del que advierte la OCU
B de Bulo

La organización de consumidores se desliga de un mensaje que circula por Whatsapp de contenido engañoso

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

«Si recibes un mensaje afirmando que el 'aceite de oliva lampante es tóxico', ni caso». Así de tajante es el mensaje lanzado estos días por la Organización de Consumidores OCU en sus perfiles en redes sociales. Desde la asociación han querido desligarse por completo de una advertencia que, según denuncian, está circulando sin base alguna por grupos de Whatsapp bajo el supuesto paraguas de un informe publicado en su web en 2012. El verdicto es claro: se trata de un bulo. «Centenares de medios reprodujeron nuestro último estudio de aceite de oliva virgen. La mayoría, ciñéndose a nuestros datos, pero otros los manipularon a su antojo y, a día de hoy, todavía circulan por WhatsApp algunos bulos», alertan.

«Hay quienes aprovecharon para alterar nuestro análisis a su antojo, manipularlo y llenar los textos de exclamaciones y mensajes alarmistas. Así, se siguen compartiendo mensajes citando a OCU afirmando incluso que "el aceite de oliva lampante es tóxico", cuando no es así y OCU no lo recogía en su estudio», añaden desde la organización

El aceite de oliva lampante ha sido tradicionalmente el aceite de oliva de peor calidad. Se trata de una variedad con mucha más acidez y un sabor y un olor desagradable. De hecho, el nombre tradicional de lampante viene de su uso como combustible en las lámparas de aceite.

Entran dentro de esta denominación los aceites que se presentan defectuoso por distintos motivos, ya sea por ser resultante de haber utilizado aceitunas degradadas, problemas o defectos en los procesos de elaboración, etc. El resultado es un aceite que supera los 2º y por tanto no se vende en los comercios. Para su consumo es necesario refinarlo.

Ante la difusión del bulo, desde la OCU recuerdan que su organización sólo ofrece informaciones a través de sus publicaciones impresas y de su web: ocu.org. «Informaciones que posteriormente difundimos a través de nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, YouTube e Instagram. No utilizamos otros canales», sostiene. Y puntualiza: «En ningún momento dijimos en nuestro estudio de aceite de oliva de 2012 que hubiese aceites tóxicos o peligrosos, sino que no cumplían con la norma».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos