Álex Marín, el desconocido fundador de Forocoches

Es el dueño de un portal temido por su capacidad para armar jaleo. Su comunidad digital, la mayor de España, casi logra que la Royal Navy llamara 'Blas de Lezo' a uno de sus buques

Álex Marín, palentino de 37 años y dueño de Forocoches, en la Gran Vía de Madrid, donde presentó su primer libro. / Alberto Ferreras
ANTONIO PANIAGUA

Álex Marín era un chico espabilado y un pionero de creación de webs en los albores de internet. Se pasaba las horas muertas ante el teclado y la pantalla, tanto que sus padres le restringieron su uso y pusieron el ordenador bajo llave, pero él se las apañó para encenderlo con un clip. Era «un Houdini de la informática», dice Marín, más conocido en la red como Electrik. Por complacer a su familia se matriculó en la Universidad de Valladolid y comenzó a cursar Ingeniería de Telecomunicaciones, una carrera en la que duró sólo tres meses. Era un autodidacta que pronto descubrió el filón de la publicidad en el ciberespacio. Enseguida empezó a recibir por correo cheques por valor de 50 y 100 dólares ocultos en disquetes.

Su vida como 'webmaster' era una locura, llegó a mantener entre 150 y 200 dominios a la vez y en 2003 fundó Forocoches, que hoy es la primera comunidad en línea más grande de España, con 770.000 seguidores registrados, 305.000 cuentas activas y diez millones de usuarios únicos. De ser un sitio para comentar todo lo relativo al mundo del automóvil se ha convertido en una plataforma virtual que se ha erigido en el imperio del troleo. Marín define su invento como una enorme «barra de bar» en la que un público eminentemente masculino –el 95% de los que escriben son hombres– es capaz de derribar ídolos y encumbrar héroes a golpe de clic. Curiosamente, al fundador y dueño de la web no le gusta ventilar sus intimidades en las redes sociales. «Hace un año y medio abrí una cuenta en Instagram, que utilizo con una finalidad muy concreta de promocionar mi marca. Nunca me ha gustado exponer mi vida en las redes sociales a cambio de nada, es algo que desaconsejo. Me parece que se da demasiada información a gente que no se conoce. El ego y el afán de recibir mensajes de 'me gusta' es lo que mueve a la gente a participar. Es todo muy psicológico», asegura Marín.

Este palentino de 37 años y dos hijos de siete y cinco años acaba de entregar a la imprenta un libro, 'El motor del éxito' (Temas de Hoy), en el que ofrece a los aspirantes a emprendedores 35 claves para que prospere su idea. Él lo ha conseguido, no una vez sino varias, porque desde hace tiempo está diversificando sus inversiones: se ha hecho con el 10% de Diariomotor y ha lanzado Foromovil. En dos ocasiones ha recibido ofertas de compra, pero Forocoches no está en venta, a menos que el inversor suelte un pastizal. «Si me decidiera a vender tendría que ser una cosa parecida al portal Milanuncios, que me parece costó 50 millones de euros (más una participación del 10% a su antiguo dueño). Tendría que darme una cifra así para decir: me retiro».

Refugio de troles

El 155 disparó las visitas
Forocoches, fundada hace 15 años, tiene 770.000 seguidores registrados, 305.000 cuentas activas y diez millones de usuarios únicos. Alcanzó picos de tráfico «brutales» cuando el Gobierno intervino la autonomía catalana con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. En 2006 y 2009 Álex Marín recibió dos ofertas de compra, una de ellas por valor de dos millones de euros a cambio del control del 51% de la propiedad. Su dueño no la vende por menos de 50 millones.

Pseudónimos para mujeres

Forocoches no es una web para el intercambio socrático de ideas. Si uno navega por esta abigarrada página de diseño anticuado se puede encontrar con diálogos estrambóticos, desde uno que acaba de ver a «la tía más fea del mundo» a otro que se descuelga con una diatriba contra la música clásica porque no «pone los pelos como escarpias». Sobra decir que los usuarios desbordan testosterona en cantidades industriales y que lo primero que se le pide a la incauta debutante es que «enseñe las tetas». Las pocas mujeres que merodean por Forocoches recurren con frecuencia a pseudónimos masculinos para eludir semejantes rituales de iniciación.

«Forocoches es un espacio de libertad. No obstante, trato de evitar que el contenido se me vaya de las manos. Y para eso están mecanismos de automoderación, de manera que los propios usuarios avisan cuando un mensaje incumple las normas».

Los foreros –'shurmanos', según la jerga de los usuarios– se movilizan si se hace una llamada a entronizar a tipos de dudosa catadura. La web es temida por su capacidad para armar jaleo. Sus seguidores a punto estuvieron de lograr que el rapero John Cobra fuera elegido para representar a España en el Festival de Eurovisión. Derribaron fronteras cuando cosecharon miles de votos para que un buque de investigación del Reino Unido fuera bautizado con el nombre 'Blas de Lezo', un almirante vasco que puso en jaque a la Armada británica. «Todo buen español debería mear siempre en dirección a Inglaterra», decía el de Pasajes. La Royal Navy suprimió la opción del marino de guerra cuando su candidatura se hallaba en segunda posición. Con todo, este pionero de los negocios digitales asegura que la web también ha hecho posible acciones solidarias. Así, ha impedido un suicidio y promovido una colecta para que un jubilado de 65 años pudiera adquirir una silla de ruedas.

En estos tiempos en que son sentenciados a penas de cárcel tuiteros, el artífice de Forocoches reivindica la libertad de expresión, aunque subraya que hay límites que no se pueden traspasar. «No debería ocurrir. Pero, hombre, a veces, si se dicen cosas fuera de ley es normal que se investigue. En Twitter falta muchas veces contexto, se dice una frase pero se ignora si es un comentario de humor, si tiene una intención artística. No digo que no haya que perseguir ciertas cosas, pero sí hay que ver en el entorno en que se publican», opina el empresario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos