'Aguaviento' ecovegano en Cádiz

Berta Pérez, una de las ganadoras de 'Gira Mujeres', con su proyecto de Gastroneta Ecovegana./
Berta Pérez, una de las ganadoras de 'Gira Mujeres', con su proyecto de Gastroneta Ecovegana.

Una gaditana planea «dar mayor visibilidad a la mujer cocinera» recorriendo los pueblos de Cádiz con una gastroneta ecovegana

VÍCTOR NÚÑEZ JAIME

Berta Pérez Domínguez estudiaba la carrera de Pedagogía cuando empezó a pensar en irse a vivir al campo. Se dedicó a viajar durante una temporada, luego hizo un máster en Estudios de Género y, finalmente, llevó a cabo su aspiración. Se fue a vivir a Benharas, una villa cercana a Los Barrios, en la provincia de Cádiz (Andalucía). Ahí, entre alcornoques y un río de cuento («un pequeño paraíso»), empezó a cultivar una huerta. «Mi chico es cocinero y juntos nos propusimos vivir de la huerta, pero no tardamos en darnos cuenta de que no era rentable. Así que comenzamos a preparar comida vegana [sin ningún producto de origen animal] y la vendíamos entre nuestros vecinos. Digamos que empezamos a tener un pequeño éxito, pero no teníamos una estructura legal, financiera y operativa adecuada», cuenta esta mujer de 26 años y madre de un bebé de 14 meses.

Un día, Berta leyó en una revista un reportaje sobre gastronetas. «Eso es lo que deberíamos hacer: una furgoneta que recorra los pueblos de Cádiz vendiendo comida ecovegana preparada con lo que cultivemos en nuestra huerta», se dijo a sí misma, y enseguida empezó a armar un proyecto que luego presentó a la Fundación Coca-Cola, el área de la refresquera que, entre otras cosas, brinda formación a mujeres que pretenden incursionar en el sector empresarial de los alimentos y bebidas, a través de su programa 'Gira Mujeres.' En un año, la Fundación recibió 346 proyectos y seleccionó tres para darles 3.000 euros, a manera de capital inicial, y un año de cursos (finanzas, atención al cliente, estrategias de publicidad), así como el seguimiento por parte de un mentor para fortalecer cada uno de los negocios. Hace unos días, la gaditana recibió otra buena noticia: Emprentur, un programa de ayudas a emprendedores de la Unión Europea, le concedió 22.000 euros para impulsar su proyecto. «Ahora sí tenemos todo para vivir de esto que nos encanta», apostilla entusiasmada.

Además de tener placas solares en el techo y de utilizar baterías de litio («queremos ser ecológicos y sostenibles»), la gastroneta de Berta tendrá bien estampado un nombre: 'Aguaviento.' «Porque ese es el nombre de nuestra finca y porque nuestra casa está estructurada con base en el 'feng shui' y 'feng shui' quiere decir viento y agua», explica.

Si no hay ningún obstáculo, 'Aguaviento' empezara a rodar por la provincia gaditana el próximo verano. «Tenemos el honor de ser el primer restaurante ecológico certificado de Cádiz. Pensamos ir primero a festivales y conciertos que tomen en cuenta la comida sana. Y luego, a partir de otoño, esperamos ir a los ecomercados que hay por aquí, para que nuestra comida llegue a muchas personas», adelanta Berta, quien ya tiene los tres platos básicos del menú que ofrecerá: croquetas de acelgas, somosas vegetales [empanadillas de la India] y bizcocho de zanahoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos