Diario Sur

Los crímenes de odio registrados en España han pasado de 92 a 1.328 en cinco años

  • El pasado año la Policía tuvo constancia de un total de 505 casos por racismo y xenofobia; nueve delitos de odio antisemitas; y 70 crímenes de odio motivados por prejuicios contra la religión

Los crímenes de odio registrados por la Policía en España volvieron a aumentar en 2015, con un total de 1.328 casos, encadenándose así cinco años consecutivos de crecimiento desde 2010 cuando se detectaron 92 delitos.

Así lo muestran los datos de un informe, al que ha tenido acceso Europa Press, sobre los delitos de odio correspondientes a 2015 hecho público este miércoles 16 de noviembre por la Organización para la Seguridad y Cooperación de Europa (OSCE) con motivo del Día Internacional contra la Intolerancia.

En concreto, desde el año 2010, las autoridades españolas han detectado un total de 4.358 crímenes de odio. Así, por la motivación del delito, el pasado año la Policía tuvo constancia de un total de 505 casos por racismo y xenofobia; nueve delitos de odio antisemitas; y 70 crímenes de odio motivados por prejuicios contra la religión.

Asimismo, las cifras oficiales registran 169 crímenes de odio en España motivados por el prejuicio contra la orientación sexual; 226 crímenes de odio motivados por prejuicios contra la discapacidad; y un total de 24 crímenes de odio por prejuicios contra el género.

Por tipo de delito, las autoridades españolas reportaron a la Organización para la Seguridad y Cooperación de Europa tres homicidios; 212 asaltos físicos (agresiones físicas con o sin lesiones, así como las agresiones sexuales y el abuso); 41 casos de daños a la propiedad; 54 robos o atracos; 40 casos de profanación de tumbas; un ataque contra lugar de culto; 28 delitos de vandalismo; 162 de amenazas o comportamientos amenazantes; y otros 462 casos sin identificar.

En relación con los incidentes reportados por la sociedad civil española a la OSCE, el estudio muestra que se denunciaron cinco ataques violentos contra personas y otros dos contra la propiedad por racismo y xenofobia; otros dos casos de ataques contra la propiedad por antisemitismo; y cinco ataques violentos contra personas y 19 contra la propiedad por prejuicio contra los musulmanes.

Del mismo modo, la sociedad española ha denunciado ante la OSCE dos ataques violentos contra personas y otros 36 contra la propiedad por sesgo en contra de los cristianos y miembros de otras religiones; así como siete delitos de ataques violentos contra de las personas LGBT y uno de amenazas.

El informe especifica que el pasado año, el Gabinete de Estudios Sociales (GES) reportó tres agresiones físicas relacionadas con racismo y xenofobia, incluyendo uno que causó lesiones graves, y dos incidentes de vandalismo, mientras que la Unión de Comunidades Islámicas de España informó de dos agresiones físicas. Sobre las denuncias de antisemitismo, concreta que el Observatorio para la Libertad de religión y de conciencia informó de dos incidentes de vandalismo.

Vandalismo contra una mezquita

En materia de prejuicio contra los musulmanes, entre otros, la Unión de Comunidades Islámicas de España, el Observatorio para la Libertad de religión y de conciencia y de la Plataforma Ciudadana contra la islamofobia informaron de dos incidentes de vandalismo contra una mezquita y un centro cultural. Además, el Gabinete de Estudios Sociales (GES), la Unión de la Plataforma Cívica denunciaron un asalto físico y un caso de vandalismo, así como un asalto físico adicional.

Respecto al sesgo en contra de los cristianos y miembros de otras religiones, el Observatorio para la Libertad de religión y de conciencia informó de dos agresiones físicas; un robo; nueve incidentes de la profanación de tumbas, incluyendo cuatro que involucró el robo; un incendio de una iglesia; un intento de ataque incendiario, también la orientación de una iglesia; un incidente de daños a la propiedad; y 12 graffitis.

Además, el Observatorio para la Libertad de religión y de conciencia y el Observatorio de la Intolerancia y la Discriminación contra los cristianos en Europa (PeDIP) informaron sobre cinco incidentes de vandalismo y tres graffitis. Por otro lado, el PeDIP reportó un robo a una iglesia, en la que fue profanado pan de la comunión, un graffiti en otra iglesia, y una profanación de tumbas.

Respecto a los casos de sesgo en contra de las personas LGBT, Transgender Europe reportó el asesinato de una persona transexual. FELGBT reportó cuatro agresiones físicas, apuntando a tres hombres y una mujer. El Gabinete de Estudios Sociales (GES) informó de dos agresiones físicas, incluyendo uno cometido por un grupo, y una amenaza.

Un total de 41 Estados han participado en la creación del informe enviando información sobre los crímenes de los que han tenido constancia en sus territorios, así como otros 111 grupos de la sociedad civil han presentado información sobre 5.357 incidentes.

Ante la publicación de este informe, el Observatorio Hatento ha denunciado que el estudio "invisibiliza los datos sobre delitos de odio por aporofobia cometidos en España a pesar que el Gobierno de España recoge estos datos desde 2013 y remite esta información a la OSCE".

Según el Observatorio Hatento, es "imprescindible y urgente" el registro y la motorización de los delitos de odio por aporofobia por la OSCE, ya que, según sus estimaciones, un 47% de las personas sin hogar en España han sido víctimas de, al menos, un incidente o delito de odio por aporofobia. De estas personas que han sufrido delitos de odio, en un 81% de los casos habrían sido víctimas de delitos de odio en más de una ocasión.

"Es fundamental no olvidar que el derecho a la vivienda se relaciona directamente con la calidad de vida, la seguridad y la salud de las personas, de forma que interacciona con los demás derechos fundamentales. Una sociedad democrática no puede permitirse abandonar más allá de los márgenes a parte de su ciudadanía", ha concluido.