Diario Sur

Fetichismo nazi

Las bragas que pertenecieron a Eva Braun, que fueron subastadas en Reino Unido. :: Philip Serrell
Las bragas que pertenecieron a Eva Braun, que fueron subastadas en Reino Unido. :: Philip Serrell
  • Las bragas de Eva Braun, amante y esposa de Hitler, se subastan en Reino Unido por 3.250 euros

Las subastas tienen mucho de fetichismo. A ellas acuden algunas personas buscando gangas con historia u objetos que pertenecieron a esa persona admirada o deseada por el común de los mortales. Junto a ellos circulan por las salas de pujas, ahora también en internet, coleccionistas variopintos que tratan de comprar aquello que no pudieron tener y en lo que ahora quieren invertir sus ahorros.

Hace unos años saltó a la palestra que se iba a subastar el traje de Monica Lewinsky con las manchas de semen del entonces presidente Bill Clinton. No hubo tal puja: lo que salió a remate fue ropa diversa de la exbecaria de la Casa Blanca, que aprovechó el tirón para dar un nuevo fondo a su armario.

Ahora acaba de subastarse otro artículo que podría rayar con el fetichismo. Se trata de unas bragas que pertenecieron a Eva Braun, la amante y esposa de Adolf Hitler -se casaron un día antes de suicidarse el 30 de abril de 1945-.

Por lo que se sabe, la prenda íntima fue encontrada al final de la II Guerra Mundial por un soldado estadounidense en un cajón dentro de un búnker anejo al hotel Platterhof, cerca de la mansión de Hitler en Berghof (Alpes Bávaros). Es una braga de color rosa pálido, de tiro más bien alto, con un delicado encaje alrededor de las perneras, rematado con unos lacitos de satén blanco.

Puede que no sean lo más sexy a la vista de la lencería actual, pero a buen seguro, eran de lo más fino y sensual del momento. Las bragas, a las que no puede denominarse en diminutivo, dado que parecen casi una faja, llevan grabadas las iniciales 'EB' de su propietaria, según explica el certificado de autenticidad adjunto, expedido por la firma 'Snyder's Treasures'.

Las bragas de Eva Braun pasaron de las manos del soldado aliado a un coleccionista británico que ahora las ha vendido por nada menos que 3.256 euros en la subasta celebrada en la casa de remates 'Philip Serrell', en la localidad británica de Worcester.

La sorpresa debió de ser mayúscula porque los promotores de la puja esperaban haber sacado por la prenda unos 600 euros. Eso sí, las bragas presentan un aspecto usado, pero están limpias y sin rotos. De su comprador, del que no se conoce su identidad, se ignora el motivo que le llevó a comprar la prenda íntima de la señora de Hitler.

Junto a las bragas, también salieron a subasta dos polveras de plata con las iniciales 'EB' grabadas en la tapa, que se vendieron por 269 y 393 euros, y un pintalabios color carmín con soporte de plata y una caja del mismo material para guardarse, que se entregó por 404 euros. La segunda pieza más cara de la mujer de Hitler fue un anillo de oro con rubíes, colocados en forma de flor alrededor de un ópalo, por el que se pagó 1.400 euros.