Diario Sur

La antigimnasia llega a Málaga

La antigimnasia llega a Málaga
  • ¿Sabías que podías fortalecer la nuca sólo moviendo los ojos? Una nueva actividad deportiva te ayuda a sacar el máximo partido a la musculatura

Su nombre incita a tirarse en el sofá para ver la tele, pero nada más lejos de la realidad. La antigimnasia, una actividad deportiva que hace sus primeros pinitos en Málaga, ha llegado para poner en forma a quienes rehuyen de los gimnasios. Nacida en Francia en los años 70 del siglo pasado, sus adeptos confiesan que esta actividad permite “liberar la musculatura desde el interior, sólo a base de movimientos muy sencillos”. ¿Sabías que podías fortalecer la nuca moviendo los ojos? ¿O que al mover la lengua se pueden descargar los hombros y ejercitar las clavículas?

La creadora de este método, la fisioterapeuta francesa Thérèse Bertherat, desarrolló esta disciplina cuando investigaba las cadenas musculares. “Si te das cuenta, casi toda la musculatura de la espalda funciona como un único músculo; es como un tejado cuyas tejas están cogidas unas a otras y conforman la unidad”, resume Paloma Rodríguez Hergueta, la profesora que ha introducido esta actividad en la provincia. En la actualidad cuenta con varios grupos en la capital, Marbella y Torre del Mar y explica que su práctica sólo tiene ventajas porque saca partido a músculos a los que apenas se le dan uso. “Al practicarla descubres nuevas conexiones y vuelves a utilizar una musculatura que tiene efecto en la vida diaria, por lo que podremos utilizar menos energía para hacer tareas cotidianas”, explica. “¿Cuánto hace que no mueves el dedo pequeño del pie?”, se cuestiona.

Esta profesora madrileña, que dejó la enseñanza para formarse en la antigimnasia y montar su propia academia, explica que lleva 11 años practicándolo de forma habitual, y confiesa que con ella “desaparecen dolores crónicos que ya se daban por perdidos”. Comenzó a practicarlo en un momento de su vida que define como muy complicado y tras leer dos libros de Bertherat en donde se explicaba que las emociones están dentro de los músculos. “Me di cuenta de que yo quería hacer eso y desde entonces no he parado”, resume. En la actualidad da clases en la capital todos los miércoles por la mañana en Nueva Andalucía, los jueves por la tarde (en la sala Efecto Yoga, ubicada en la calle Córdoba, 6), y un sábado al mes en Torre del Mar.

En su página web afirma que la antigimnasia mejora el tono muscular y de la movilidad, ayuda a disminuir el estrés y de las tensiones musculares, a desarrollar la motricidad y la coordinación y a recuperarse tras la actividad física. Los movimientos que se proponen son sutiles, precisos y exactos. Además, reseñan que “tienen en cuenta los pensamientos, las emociones y los sentimientos, respetando siempre la totalidad e integridad de la estructura corporal y, en particular, las leyes mecánicas que rigen el cuerpo”.