Diario Sur

Tirano en la pista uno

Teodoro Obiang, jefe de Estado de Guinea Ecuatorial, desembarca del avión presidencial. :: R. c.
Teodoro Obiang, jefe de Estado de Guinea Ecuatorial, desembarca del avión presidencial. :: R. c.
  • Un periodista suizo desarrolla una herramienta que alerta de los aviones de dictadores que aterrizan en Ginebra

. Suiza y en especial la ciudad de Ginebra, sede de numerosos organismos internacionales, es meta frecuente de dictadores. No tanto para participar en reuniones, cumbres o simposios internacionales, como para preocuparse de sus oscuros negocios y las fortunas amasadas gracias a sus gobiernos corruptos. Una conclusión a la que ha llegado el periodista de investigación suizo François Pilet al analizar el movimiento de los aviones que utilizan esas personalidades. Sus frecuentes aterrizajes en Ginebra no obedecen al parecer a motivos políticos, sino a discretas y misteriosas misiones, según concluye Pilet, que ha abierto en Twitter la cuenta 'GVA Dictator Alert', en la que automáticamente se registra el aterrizaje y despegue en la ciudad suiza de un aparato propiedad de un tirano. Una cuenta que crece permanentemente. Tan solo la pasada semana sumó a la lista 27 aviones que utilizan autócratas de países como Argelia, Kuwait o Angola, así como dos aparatos del presidente ruso, Vladimir Putin.

A Pilet le ha llamado la atención, por ejemplo, la frecuencia con la que un avión que utiliza habitualmente el presidente de guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, vuela a Ginebra, pese a pertenecer a una compañía aérea que tiene prohibido utilizar aeropuertos europeos. En Suiza hacen una excepción. «Cada vez que el aparato de un dictador aterriza aquí surge la pregunta: ¿ha venido por motivos diplomáticos o para esconder el dinero que roba a su propia población?», comenta el periodista en el portal de internet The Verge. El proyecto es interesante porque se alimenta de los datos que suministran voluntarios, los llamados 'planespotters', los observadores de aviones. Entusiastas que no solo observan visualmente los aviones, sino que utilizan los llamados receptores ADS-B, que registran informaciones actuales sobre el tráfico aéreo. Todos los aviones emiten permanentemente datos sobre su dirección de vuelo, altura, velocidad y número de vuelo, con lo que su control no resulta complicado.

Pilet utiliza junto a su hermano uno de esos receptores en el espacio aéreo de Ginebra para alimentar su cuenta de 'GVA Dictator Alert', en la que GVA es el código del aeropuerto de la ciudad suiza. En cuanto sus antenas reconocen un avión registrado, la información queda reflejada en Twitter con mensajes como este: «Ha aterrizado el avión de un dictador en el aeropuerto gva: Boeing 737 del gobierno de Kazajistán (P4-KAZ), el 12/10/2016 a las 16,07 horas». ç

El periodista quiere ahora extender su red a otros aeropuertos europeos y con el tiempo a todo el mundo para controlar el movimiento de los dictadores o de sus familiares y enviados. Aunque reconoce que el simple registro del vuelo no permite reconocer quién viaja en el aparato y menos aún cuales son sus intenciones, la información sobre el movimiento de ese tipo de aviones permite llegar a interesantes conclusiones.

Opositores en Zimbabue al régimen de Robert Mugawe, el longevo dictador africano, utilizan los sistemas internacionales de control aéreo para saber en todo momento donde se encuentra el avión presidencial 'Air Zimbabwe Flight One'. De esa manera se sabe que en septiembre estuvo cuatro días de incógnito en Duáai y que en marzo se desplazó a Singapur tras suspender una visita oficial a la India. «Los dictadores piensan ingenuamente que pueden desplazarse anónimamente», afirma Francois Pilet, convertido ya en un 'cazatiranos'.