Diario Sur

Holanda quiere autorizar la eutanasia a los que consideren su vida «realizada»

  • Una persona con una educación médica y formaciones específicas deberá autorizar el procedimiento tras descartar que un tratamiento pueda borrar ese "deseo de muerte"

Holanda, país en el que es legal la eutanasia, estudia ahora autorizar la asistencia al suicidio a las personas de edad avanzada que tengan el sentimiento de haber "realizado" sus vidas, indicaron el jueves dos ministros.

"Las personas que piensen, tras una profunda reflexión, haber realizado sus vidas, deben, bajo estrictas condiciones y criterios precisos, ser autorizados a terminar con su vida de la manera que consideren digna", han afirmado los ministros de Salud y de Justicia en un comunicado y en una carta enviada al Parlamento.

Dado que el sentimiento de "vida realizada se presenta principalmente en las personas de edad", el nuevo sistema les estará reservado, afirmaron los dos ministros, sin precisar no obstante una edad específica.

Esas personas "ya no ven posibilidades para darle un sentido a sus vidas, viven mal la pérdida de independencia, tienen un sentimiento de soledad por, quizás, la pérdida de un ser querido, están incómodos por un cansancio total, una pérdida de valor personal", han asegurado. "Pero para poder preparar su fin de vida, necesitan ayuda", han añadido.

Un "asistente para la muerte", una persona con una educación médica y formaciones específicas, deberá autorizar el procedimiento tras descartar que un tratamiento pueda borrar ese "deseo de muerte".

Al igual que para las eutanasias, los procedimientos serán luego analizados por una comisión especializada.

Holanda fue el primer país del mundo en legalizar la eutanasia en 2002. Pero para autorizar el procedimiento, el médico, en el centro del proceso, debe tener la convicción de que no existe otra solución razonable para el paciente y que el sufrimiento debe ser "insoportable y sin perspectivas de mejora".

Estas disposiciones, que pueden estar sujetas a interpretación, son regularmente objeto de debate en Holanda y son muy criticadas en el extranjero: algunas enfermedades mentales o la demencia pueden ser consideradas como "sufrimiento insoportable".

La ayuda al suicidio es ilegal, pero en 2013 un hombre que fue reconocido culpable de haber ayudado a su madre de 99 años a suicidarse suministrándole medicamentos, no fue condenado por la justicia, que estimó que había "actuado por amor".

En 2015, Holanda registró 5.516 casos de eutanasia, lo que representa el 3,9% de los fallecimientos en el país, contra 3.136 casos cinco años atrás. De estas personas, más del 70% sufría cáncer y 2,9% enfermedades psiquiátricas o demencia.