Diario Sur

Olfato de honor

Olfato de honor
/ R.C.
  • La Policía reconoce por primera vez el trabajo de cuatro de sus perros con una mención honorífica

  • Chusky, Lua, Uca y Bela trabajan en estupefacientes y en la localización de cadáveres

Tienen una larga hoja de servicios a la sociedad y han sido premiados por ello. No llevan uniforme aunque trabajan para el Cuerpo Nacional de Policía, que la semana pasada los condecoró de manos del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. Se trata de la primera vez en España que cuatro perros reciben una mención honorífica. Y es que Chusky, Lua, Uca y Bela, son piezas fundamentales en muchas de las labores que realizan los agentes a diario. El primero está 'jubilado' desde hace unos meses, y durante su vida activa estuvo especializado en la búsqueda de personas desaparecidas. Intervino en el terremoto de Lorca, en el de Haití, trabajó en la búsqueda de Marta del Castillo o los niños de Córdoba (Ruth y José). Los otros tres, de raza pastor belga malinois, continúan con su trabajo en la Policía y se dedican sobre todo a la localización de cadáveres, seres vivos, personas ocultas o estupefacientes.

Uca tiene un olfato de élite y en marzo de este año dio prueba de ello en la localización del cadáver de una mujer desaparecida en Gran Canaria. Necesitó poco tiempo para dar con la pista exacta de donde se encontraba el cuerpo. Además entre sus recientes logros, encontró en febrero a un hombre extranjero que desapareció en un barranco de la misma isla y el cuerpo de otro varón, en Lanzarote el pasado año.

Lua, 'agente antidroga', cuenta con el reconocimiento a nivel nacional como la mejor de los suyos en toda España, incluidos todos los que trabajan en las Fuerzas Armadas y en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. La perra, especializada en estupefacientes, ha tenido olfato para encontrar hachís sepultado en el monte o droga envuelta en azufre. Además, consiguió encontrar 250 kilos de hachís que estaban escondidos en el motor de un trailer que transportaba 25 toneladas de naranjas, hace ya unos años.

Bela está especializada en la búsqueda de explosivos y es una de las veteranas. Sus problemas de salud no impiden que siga trabajando pero ya le queda poco tiempo de servicios. Será momento de disfrutar de un merecido descanso, en este caso será su guía quien se encargue de ella. En otras ocasiones serán adoptados gracias a la labor de la Asociación 'Héroes de 4 patas', que trabaja para conseguir una retirada de calidad para los perros de trabajo empleados por las administraciones públicas o entidades privadas.

«Ellos nos han servido, nosotros les buscamos hogar. Merecen terminar sus días rodeados de afecto y la atención necesaria», explica Rosa Chamorro, secretaria de la asociación y policía. Desde su creación la asociación ha dado en adopción a más de 56 'héroes'. Entre ellos están Chacal o Danko que encontraron familia en Guadalajara y Cádiz, respectivamente. El primero localizaba supervivientes en grandes catástrofes y trabajó durante años en la Unidad Militar de Emergencias (UME). El segundo estuvo durante cuatro años en una unidad de élite de la Policía, integrando el Grupo Especial de Operaciones (GEO). Era uno de los mejores. Participó en intervenciones de gran importancia contra terroristas, secuestros o localización de personas.

Entre las razas de esta asociación hay malinois, pastores alemanes o labradores. Detectan droga, explosivos, dinero u otros elementos; o pueden ayudar en temas de seguridad y rescate. Lo normal es que puedan trabajar entre seis a ocho años, de cuatro a seis horas por día.

Pero, ¿cualquiera puede adoptar estos perros?. «Somos muy exigentes y rigurosos con todos los pasos», cuenta Rosa, quien además explica que «los interesados deben cumplimentar un cuestionario y pasar por un minucioso protocolo de adopción. Hacemos una entrevista y además visitamos el entorno». No vale cualquier familia para todos los perros. «Algunos son cariñosos con los niños, otros quizá no tanto. Otros valen para vivir en un piso, y hay otros que necesitan un espacio bastante amplio.», advierte.