Diario Sur

"¡Que no te la jueguen a estas alturas¡"

Jubilados afectados por la cancelación de un viaje en diciembre pasado en la terminal del aeropuerto de Málaga
Jubilados afectados por la cancelación de un viaje en diciembre pasado en la terminal del aeropuerto de Málaga / Álvaro Cabrera
  • Una campaña quiere informar a los mayores para evitar problemas y conocer sus derechos en estos viajes

El miércoles 21 de septiembre comenzaron a comercializarse los viajes para el Imserso 2016, con un total de 1,35 millones de plazas ofertas ofertadas, en el que participan más de 300 hoteles de toda España. Con más 30 años de vida, este programa permite viajar a más de un millón de jubilados al año, con la generación de 100.000 puestos de trabajo directos en temporada baja y una actividad económica de casi 400 millones de euros anuales en el sector turístico. Coincidiendo con ello, la Federación de Consumidores AL-ANDALUS ha lanzado una campaña informativa para evitar cualquier contratiempo que puedan tener los mayores en sus viajes de ocio. "Ojo con las ofertas sobre viajes combinados". "Nuestros derechos siempre deben formar parte del equipaje", afirman desde Consumidores AL-ANDALUS, en esta campaña en la que se informa sobre los derechos de los viajeros ante la contratación de viajes combinados, una de las modalidades más contratadas en la actualidad. Y es que en más de una ocasión, la realidad poco tiene que ver con los folletos y la publicidad de las ofertas en estos y en otros muchos casos.

Según la Federación de Consumidores AL-ANDALUS , "el viaje combinado es un servicio que como mínimo está constituido por dos de los siguientes elementos: transporte, alojamiento u otros servicios no accesorios, y en el que se incluye todo bajo un precio único. Lo primero que hay que exigir al contratar el viaje es un folleto informativo en el que se recoja toda la información, condiciones y cláusulas relativas al mismo. Conservar este folleto es fundamental, ya que a la hora de realizar el viaje el consumidor podrá exigir todo aquello que se reseñe en este documento".

Sobre la contratación, la federación aconseja que "antes de iniciar el viaje es fundamental contar con una copia del contrato que se suscribe con la entidad en cuestión; en este sentido, el empresario está obligado a informar, de forma clara y accesible, de las cláusulas del contrato, antes de firmarlo".

Advierte que si de forma previa al inicio del viaje, la empresa modificara las condiciones del contrato suscrito, "el consumidor debe saber que en este caso tendría derecho a resolver su contrato sin penalización alguna, pudiendo elegir entre la devolución de todas las cantidades pagadas u otro viaje de igual o superior calidad". En este caso señala que es importante saber "que si el viaje alternativo que ofrecen fuera de inferior calidad, la agencia tendría que devolver la diferencia de precio".

En cualquier caso da cuenta de que los cambios que se producen en el contrato afectan al consumidor en mayor medida cuanto más próximos sean los mismos al inicio del viaje, y por este motivo las indemnizaciones que deben cubrir las agencias varian y van desde el 5 % del total si los cambios se producen entre 2 meses y 15 días antes de la fecha del viaje, al 10 % del total si se producen entre 15 y 3 días antes de la fecha del viaje, o el 25 % del total si se producen en las 48 horas anteriores al comienzo del viaje.

En cuanto a los precios, indica que sólo podrán ser modificados si en el propio contrato se especifica esta posibilidad y sólo en caso de variación de precios de transporte (carburantes, tasas, etc.) Además advierte que la revisión al alza que se realice en los 20 días anteriores a la fecha del viaje se considerará nula.

En el caso de que la agencia suspenda el viaje, el consumidor tendrá derecho a la devolución del importe pagado o a un viaje equivalente, y a la correspondiente indemnización. Pero señala que hay dos casos en los que este derecho no existe: "cuando el número de viajeros es menor al previsto y se comunica por escrito con antelación, o cuando la anulación está provocada por causas de fuerza mayor".

En caso contrario, es decir, si es el consumidor el que decide anular su viaje, la agencia tendría que devolver los pagos efectuados hasta el momento, quedando el consumidor, por su parte, obligado a indemnizar a la agencia con los gastos de gestión y anulación, si hubiera, y además tendría que hacer frente a una penalización variable según la antelación con la que lo notificara a la agencia: 5 % del total si se avisa entre 10 y 15 días antes de la fecha de salida; 15 % si se produce entre 3 y 10 días y 25 % si se produce en las 48 horas anteriores a la salida.

Si el usuario no notifica el deseo de anulación, sino que simplemente no se presenta a la salida del viaje, entonces tendrá que pagar el importe total salvo acuerdo con la agencia.

Por último da cuenta de que los viajes combinados incluyen un seguro mínimo, y es obligación de los agentes el informar de las coberturas de éste. Al margen de ello, señala que el consumidor siempre podrá optar por contratar un seguro adicional o extra, siendo los más comunes los de cancelación, robo, o asistencia sanitaria en la estancia.

A modo de recordatorio, la Federación de Consumidores AL-ANDALUS aconseja que los viajeros lean detenidamente el contrato de viajes, y ante cualquier duda, soliciten información antes de firmar nada, conserven toda la documentación relacionada con el viaje: folletos, catálogos, billetes, facturas… , pues en caso de que se presente una reclamación, constituyen las pruebas fundamentales para sustentarla.

Recomienda que se solicite la hoja de reclamaciones si se considera que han sido lesionados los derechos como consumidor.

Y en caso de no recibir respuesta a la reclamación o la contestación no le satisfaga, indica que existe la posibilidad de recurrir a las Juntas Arbitrales de Consumo, y formular una solicitud de arbitraje.