Diario Sur

España continúa siendo territorio de los 'ninis'

  • A pesar de una reducción de tres puntos, todavía el 22% de los jóvenes entre 15 y 29 años no hacen nada, según el último informe de la OCDE

La financiación y los jóvenes que no hacen nada, ni estudian ni trabajan, son los dos principales problemas del sistema educativo español. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) radiografió a sus 34 países miembros y detectó que en el año 2014, el 22,8% de la población entre los 15 y los 29 años forma parte de los 'ninis'. Una cifra que sitúa a España en el cuarto puesto de esta clasificación, solo superada por Turquía (28,8%), Italia (27,4%) y Grecia (26,1%). Lejos quedan ese 6,2% de Islandia o el 8,3% que comparten Suiza y Países Bajos o Luxemburgo (8,4%).

A pesar de ser una de las cifras más altas, el número ha descendido: son tres puntos menos que hace cuatro años. Pero lejos del 15% de hace diez años. Unas cifras que de forma veloz han rebatido fuentes del Ministerio de Educación. El departamento que dirige, en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, asevera que los expertos de la OCDE solo tiene en cuentan el primer trimestre del año anterior. Las cifras más actuales, según el Gobierno, colocan la tasa de 'ninis' en el 19,4% a solo cinco puntos de la media de los países de la Unión Europea (14,8%).

Una situación que la OCDE reclama atajar buscando «rutas más directas hacia el mercado laboral» como puede ser la Formación Profesional. Sin embargo, en este campo, el sistema español también pincha en hueso. Casi la mitad de los jóvenes españoles se decantó en 2014 por acudir a una facultad, doce puntos más que la media. En la FP sucede una situación similar. Mientras que el 25% de los jóvenes de dentro de la OCDE se inclina por buscar un futuro a través de la Formación Profesional, en España la cifra se desploma hasta el 13%. En la FP dual, con programas mixtos impartidos en el centro educativo y en el lugar de trabajo, la situación es similar: frente al 7% que apuestan por este modelo, en España solo hay un 0,2% de alumnos. Asimismo, la OCDE alerta tanto a España como a Grecia de las altas tasas de desempleo en todos los niveles educativos. En el caso de las personas entre 25 y 64 años que apostaron por la FP, el desempleo alcanza al 20% de las personas. Son 13 puntos más que la media de la OCDE.

Por otra parte, la organización incide en el otro punto negro, el dinero, y reclama una «financiación sostenible» para la educación. «En los países de la OCDE, el gasto público no ha experimentado apenas cambios entre 2008 y 2013, y se mantiene en un 11% de media», explica el estudio. «Sin embargo, en 2008 España destinó a la educación el 9% del gasto público total, frente al 8% de 2013. Esto unido a una caída del 5% en el PIB en los años posteriores a la crisis, derivó en una mayor reducción del gasto público total en educación en este país», señala el informe de la OCDE, que además alerta de que el gasto en educación se sitúo en el 4,3% del PIB en 2013. Un punto por debajo de la media de la OCDE y siete décimas menos que la UE.

Situación del profesorado

Los profesores españoles están entre los profesionales de este sector que más cobran, según los datos de la OCDE. El informe 'Panorama de la educación 2016' apunta a que el salario inicial de los profesores es de 36.000 euros de media, cuando la media de la OCDE se estipula en unos 27.800 euros. Después de tres lustros trabajando, un español puede alcanzar los 41.400 euros mientras que un homólogo extranjero tendría un salario de 38.300 euros. Es decir, que los maestros españoles cobran más desde el inicio pero una subida tras 15 años mucho más moderada que la media.

Solo Dinamarca tiene cifras similares a España. Por encima, solo se encuentran Alemania y Suiza, con un sueldo inicial de unos 53.400 euros que puede llegar hasta los 84.000 euros, y Luxemburgo. En el ducado, un maestro cobra de inicio más de 71.000 euros y su salario puede alcanzar tras 15 años de trabajo en un colegio o instituto los 125.000 euros. Por otra parte, el estudio muestra su sorpresa de que siete de cada diez directores de colegios en España tengan además asignadas tareas docentes. Una situación que duplica la media de los estados miembros de este organismo. Asimismo, España cuenta con una de las tasa más altas de directores con empleo a tiempo parcial y obligaciones docentes (19%). En el seno de la OCDE, solo la supera Rumanía (29%).

En esta radiografía de la educación, se pone también el acento en el excesivo número de horas que trabajan los profesores de Primaria. Un maestro español imparte 880 horas lectivas al año, 104 más que la media de 776 horas anuales. Pero estas horas se imparte en uno de los calendarios escolares más cortos que existen. Esto se debe a que los profesores dan cinco horas de clase al día frente a las 4,3 horas de media en el resto de los países.