Una protectora devuelve la vida a un perrito abandonado al que querían sacrificar en Riogordo

El antes y el después del perrito Leki.
El antes y el después del perrito Leki. / EL REFUGIO
  • Leki fue deshauciado por un veterinario de Málaga y en 45 días El Refugio de Madrid lo ha recuperado

Escuálido, con llagas y heridas y con una grave infección respiratoria. Ese era Leki, el perro que casi no era perro. El pasado 8 de abril, llegó a El Refugio de Madrid procedente de Ríogordo, donde una chica del pueblo lo encontró en la calle y cada día le llevaba comida. Pero pasaban los días y pudo comprobar que estaba más y más enfermo y su estado empeoraba paulatinamente. Temiendo por su vida, se lo llevó a casa y acudió a un veterinario de Málaga para que le hiciesen una exploración urgente. El especialista lo examinó y, viendo el estado en el que se encontraba, recomendó su sacrificio inmediato.

Ella no quería creerlo y por eso contactó con un conocido suyo voluntario en El Refugio de Madrid. «Nos negamos a ello rotundamente tras haber recibido imágenes suyas vía WhatsApp», explica Nacho Paunero, presidente de El Refugio. Al día siguiente Leki ya estaba en Madrid y comenzó los tratamientos y cuidados necesarios para su «su vuelta a la vida», como la llaman en este centro veterinario y de acogida. 15 días después Leki era otro. Hoy, está totalmente recuperado.

«Desgraciadamente, es muy habitual ver cómo muchos veterinarios recomiendan tajantemente el sacrificio de multitud de animales, que como en el caso de Leki, podrían perfectamente salir adelante recibiendo los tratamientos adecuados. A todos ellos queremos dedicar este vídeo», dice Nacho Paunero.