¿Qué beneficios tiene el reishi que enganchan a Sergio Dalma y Susanna Griso?

Sergio Dalma y Susana Griso son los últimos en reconocer que toman reishi.
Sergio Dalma y Susana Griso son los últimos en reconocer que toman reishi. / Sur
  • Esta seta con usos en la medicina oriental desde hace más de 3.000 años es un importante aliado para combatir el paso del tiempo. Su consumo junto a otros alimentos con poder antioxidante es elixir de juventud

Desde antiguo, civilizaciones remotas, utilizaron ciertos alimentos como elixir de juventud, convirtiéndose hoy ese apreciado maná en potente aliado en las llamadas terapias antiaging o antienvejecimiento que siguen ricos, famosos y personajes de nuestro variado abanico mediático. Si hay un alimento que en público y en privado suma adeptos por doquier es el reishi, una seta con efectos antiedad a la que se han rendido una larga lista de rostros conocidos, entre ellos los de Imanol Arias o Kim Kardashian. Los últimos en reconocer que toman este hongo con propiedades casi milagrosas son Sergio Dalma y Susanna Griso.

El nuevo programa que la periodista conduce en Antena 3 nos dejó esta revelación al alimón. El cantante confesó en el estreno de ‘Dos días y una noche’ que sigue terapias antiedad para trabajar aspectos emocionales y nutricionales. Dalma detalló sus hábitos diarios que incluyen productos naturales como colágeno, magnesio, equinácea y reishi, «una seta –dijo– que es una maravilla». A lo que Griso añadió: «Yo también la tomo».

¿Pero qué tiene este hongo que concita una legión de seguidores entre los asiduos a las terapias alternativas? Por su efecto antioxidante se le reconoce poder anti envejecimiento. Pero lo cierto es que su uso como planta medicinal para hacer frente a diferentes patologías está extendido desde hace más de 3.000 años. La medicina tradicional de Oriente la utiliza desde hace milenios por sus numerosas propiedades para la salud y sólo desde un tiempo a esta parte también en Occidente se empiezan a descubrir sus cualidades. A sus efectos anti age se unen otros sobre el sistema inmunológico o cardiovascular. Entre los múltiples beneficios que se le atribuyen destacan sus propiedades para regenerar los tejidos y combatir las infecciones, además atenúa el cansancio, el estrés y el insomnio.

Este superalimento para las celebridades es para muchos el gran aliado de la longevidad y la belleza de las mujeres orientales, pero hay otros que cumplen una función anti edad igualmente importante. Alimentos que ocupan las estanterías de nuestras alacenas con más pena que gloria, pasando por alto sus múltiples beneficios para mantenernos jóvenes.

Cristina Maldonado, médico especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital QuironSalud Marbella, afirma que en el envejecimiento hay diferentes factores implicados, uno de ellos es el estrés oxidativo y la inflamación producida por los radicales libres. «Los radicales libres constituyen potentes agentes oxidantes altamente reactivos que se encuentran en equilibrio con los sistemas antioxidantes. Con el envejecimiento, los niveles tisulares de antioxidantes se ven disminuidos, esto ocasiona que los radicales libres reaccionen con aquellas moléculas de importancia biológica para el organismo, produciendo enfermedades crónicas y cambios celulares del envejecimiento», explica Maldonado. La buena noticia es que existen diferentes alimentos con efecto antiinflamatorio y antioxidante, muchos de ellos habituales en la dieta Mediterránea. ¿Cuáles son? La especialista del Hospital QuironSalud Marbella ha elaborado su particular top-ten:

Pero según esta pauta, ¿cuáles serían los alimentos ideales para un día de cuidados antiedad? Para la endocrinóloga de Hospital Quirón, que ha iniciado un programa de Salud y Bienestar para recuperar la alimentación sana y equilibrada como base para prevenir enfermedades y mejorar el estado físico y emocional de los pacientes, para una dieta anti aging lo mejor es «desayunar té verde con canela y una tostada de pan integral con aceite y tomate. Una pieza de melón cantalupo a media mañana; almorzar unos espetos de sardina con una copa de vino tinto tomando el sol en una terracita de El Palo (por decir un sitio). Merendar yogur con nueces y cenar ensalada y zumo de tomate».