Diario Sur

Prohibido espatarrarse en el metro

Nueva York le declara la guerra a los hombres que abren las piernas en el metro

  • El suburbano de la ciudad de los rascacielos ha lanzado una campaña para que los viajeros dejen de ocupar varios asientos al sentarse con las piernas exageradamente abiertas. "Colega, deja de expandirte, por favor. Se trata del espacio", rezan los carteles

La postura no solo es vulgar sino que, además, sale cara. Cansados de los viajeros que se relajan en exceso en el trayecto y se sientan con las piernas abiertas ocupando con ello dos asientos, las autoridades de Nueva York decidieron a finales del pasado año tomar cartas en el asunto. ¿El resultado? Una campaña contra el fenómeno que ha sido bautizado en la ciudad de los rascacielos como 'manspreading' y que se refiere a la perniciosa costumbre de muchos hombres de 'espatarrarse' en el suburbano como si estuvieran tranquilamente en el salón de su casa. Sin tener en cuenta a los demás viajeros ni la falta de espacio en los generalmente atestados metros de la gran manzana. La MTA (que viene a ser algo así como el Consorcio de Transportes de Nueva York) se afana ahora en concienciar a los hombres de que deben cerrar las piernas. "La cortesía es siempre importante pero toma un significado añadido en tanto que el número de usuarios del Metro continúa aumentando", ha indicado Carmen Bianco, presidente del MTA, en un comunicado.

Una de las imágenes subidas al blog 'Men Taking Up Too Much Space on the Train'.

Una de las imágenes subidas al blog 'Men Taking Up Too Much Space on the Train'.

En este caso, han sido los propios ciudadanos los que han logrado que sus quejas sean oídas a través de numerosas denuncias que han corrido como la pólvora por las redes sociales (bajo el el 'hashtag' #manspread). Incluso existe un blog titulado "Men Taking Up Too Much Space on the Train" (hombres que se adueñan de demasiado espacio en el tren), en el que casi a diario se comparten fotos de hombres en distintos suburbanos con las piernas abiertas.

La campaña de la MTA va acompañada de carteles que contienen recordatorios de que la cortesía y los buenos modales pueden mejorar el trayecto a todos los viajeros, que alcanzan en el caso de la ciudad de los rascacielos los 8,6 millones de personas a diario. "Colega, deja de expandirte, por favor. Se trata del espacio", rezan dichos carteles. Además del 'manspreading', la campaña hace énfasis en la necesidad de que los usuarios dejen salir del tren antes de entrar, de que se quiten las mochilas de los hombros al tomar un tren o de evitar comer en su interior.