Benagalbón-Cerro Tío Caña

Este sendero local recorre parte del interior del término municipal de Rincón de la Victoria

Zona residencial a los pies de la ruta
Zona residencial a los pies de la ruta
Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

Ubicación

Este sendero local (SL-A-84) recorre parte del interior del término municipal de Rincón de la Victoria para llegar a cotas que permiten bonitas vistas de la costa axárquica y malagueña. Concretamente, parte desde el núcleo de Benagalbón para llegar hasta la colina conocida como el Cerro Tío Caña.

Ficha

Comarca
Axarquía
Nivel de dificultad
Baja
Tipo de ruta
Lineal
Duración aproximada
2 horas (solo ida)
Longitud del trayecto
4,5 kilómetros (solo ida)
Altura mínima
78 metros
Altura máxima
320 metros

Cómo llegar al punto de partida

El punto de partida de esta ruta está junto al núcleo urbano de Benagalbón. Concretamente, el inicio del sendero se encuentra junto a la carretera por la que se accede a esta población rinconera (MA-3200), antes de una curva pronunciada en la entrada (COORDENADAS 36.737862, -4.247807). Al no existir justo allí plazas de aparcamientos, lo más recomendable es estacionar el vehículo poco después, ya sea junto al colegio Nuestra Señora de la Candelaria, donde hay algunas plazas disponibles, o algo más adelante en la zona habilitada antes de entrar en el casco antiguo.

Descripción de la ruta

  • 1

Esta ruta cuenta tiene como principal aliciente el disfrute de unas sorprendentes vistas panorámicas de la costa. Para ello, hay que realizar un sendero ascendente, pero no excesivamente duro, que llega hasta una cota que, a pesar de no ser muy elevada (poco más de 300 metros sobre el nivel del mar), disfruta de una panorámica amplia del litoral axárquico y la Bahía de Málaga.

Los primeros metros discurren por el cauce seco del arroyo del Muerto
  • 2

El recorrido comienza justo en el cartel situado en la confluencia con la carretera MA-3200. Desde allí, el camino coincide en los primeros metros con el cauce seco del arroyo del Muerto, un riachuelo que no suele llevar agua habitualmente, salvo algunas lluvias torrenciales. Durante medio kilómetro, su curso coincidirá con la ruta, tal y como confirmarán las balizas con bandas blanca y verde situadas en el mismo. Eso sí, estos mismos indicativos marcarán la salida del cauce con un giro brusco, en forma de uve, para tomar una pequeña vereda ascendente.

  • 3

Después de dejar el cauce del arroyo del Muerto, la senda se dirige hacia un pequeño núcleo de viviendas rurales, que atraviesa, para comenzar a subir por un carril de tierra. En esta parte del camino, ya se comienza a otear el horizonte azul mediterráneo con claridad, que acompañará durante el resto de la ruta. De esta forma, el ascenso se hará más liviano y motivador.

Encrucijada de caminos
  • 4

Este carril que será más duro en sus primeros metros, se atenuará poco después. Además, de bonitas vistas de la costa rinconera, se podrá disfrutar de un paisaje eminentemente agrícola, donde abruma tanta variedad: almendros, olivos, subtropicales (aguacates y mangos, sobre todo), chumberas y algunas viñas. También se verán algunas viviendas que disfrutan durante todo el año de estas magníficas panorámicas.

  • 5

Tras un kilómetro de ascenso por el camino de tierra, se llega hasta un carril asfaltado (la calle Jilguero), por el que se accede a una pequeña urbanización situada justo a los pies. En esa misma vía, se verá una encrucijada de caminos, con carteles que indican el regreso, el acceso al Cerro Tío Caña y el cruce con otro sendero local, el SL-A-83. En este caso, habrá que seguir adelante, hacia el sur, por el carril asfaltado, hasta que éste se acaba. Allí, parte un camino de tierra, que se divide unos metros más adelante en dos. Para subir hasta lo alto del Cerro Tío Caña, habrá que tomar la senda de la izquierda, a pesar de que una baliza parezca indicar lo contrario (se trata del indicativo de la otra ruta, en realidad). Si se continúa por este camino se llega a la parte más alta de este itinerario, desde donde las vistas son mucho más completas, sobre todo si el día es claro.

La ruta atraviesa un conjunto de viviendas rurales
  • 6

Este itinerario podría tener perfectamente su fin en este cerro, pero oficialmente continúa descendiendo hacia la carretera MA-3200 por una senda cómoda, pero estrecha en sus primeros metros, que después se une al carril descartado metros antes. Si se llega hasta la carretera, surge la tentación de hacer esa senda circular y regresar hasta el punto de partida por el arcén, pero no es recomendable, ya que hay mucho tráfico de vehículos y no resulta nada atractivo visualmente. Será mucho más interesante regresar por el camino de la ida e incluso hacer alguna incurso en la SL-A-83, antes de regresar a Benagalbón.

  • 7

Esta ruta carece de arboledas que proporcionen sombra. Por tanto, en los días más calurosos del año habría que abstenerse de realizarla en las horas de mayor incidencia solar. En cualquier caso, habría que usar alguna crema protectora y llevar agua suficiente.

  • 8

Al regresar, se puede dar un bonito paseo por Benagalbón, que todavía hoy conserva calles y rincones donde la blancura de las casas contrasta con el colorido de las macetas. Además de su iglesia, se recomienda visitar el Molino de Benagalbón (una de las pocas almazaras andaluzas que todavía hacen el aceite de oliva con el método tradicional) y el Museo de Artes Populares. Eso sí, conviene informarse antes de sus días y sus horarios de apertura.

Fauna y flora

Además de su gran diversidad agrícola, el paisaje botánico de esta ruta de senderismo se completa con otras especies vegetales, como la retama, la adelfa, la caña, el tomillo o la chumbera, entre otros. En lo que se refiere a fauna, se podrá ver el vuelo de algunos cernícalos o incluso otras rapaces de mayor tamaño. Tampoco faltarán algunos reptiles en torno al camino. Entre ellos, el camaleón, en peligro de extinción.

Arriba: Baliza entre amapolas y aguacates. Izquierda: Puente sobre el arroyo del Muerto. Derecha: Vereda que sale desde el arroyo.

Fotos

Vídeos