Zoido, Cospedal, Catalá y Susana Díaz acuden a las procesiones en Málaga

Susana Díaz dio los primeros toques en el trono del Cristo de Azotes y Columna. /Eduardo Nieto
Susana Díaz dio los primeros toques en el trono del Cristo de Azotes y Columna. / Eduardo Nieto

La salida de Fusionadas, la liberación del preso por el Rico y la salida de la Paloma, en la agenda

ANTONIO M. ROMERO y ÁNGEL ESCALERAMálaga

La de ayer fue una jornada de procesiones marcada por la visita de tres ministros y de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Por la mañana, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, estuvieron presentes en varias cofradías. En la parroquia de Santiago, Zoido participó en un acto con el Cuerpo Nacional de Policía en el que recibió la medalla de la Cofradía de Jesús El Rico. Posteriormente, se desplazó a la casa hermandad de la Archicofradía de la Expiración, donde contempló a las imágenes en sus tronos, firmó en el libro de honor y también recibió la medalla de la archicofradía. Por su parte, Cospedal acudió a los saltos que la Brigada Paracaidista realizó en la playa de La Caleta.

Por la tarde, las autoridades se dieron cita en primer lugar en la salida de las Cofradías Fusionadas desde la parroquia de San Juan. Allí coincidieron Susana Díaz, que dio los primeros toques de campana en el trono del Cristo de Azotes y Columna; Zoido, que hizo lo mismo en el del Cristo de la Exaltación; Cospedal, que tocó la campana en el Cristo de Ánimas de Ciegos; y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, un asiduo de la Semana Santa de Málaga, que levantó la Virgen del Mayor Dolor.

«Me gusta mucho la Semana Santa de Málaga. Tenía que escaparme a verla», declaró a este periódico la presidenta de la Junta de Andalucía. Díaz indicó que le habría gustado venir el Lunes Santo, pero que no pudo porque su hijo salió en la procesión de San Gonzalo en Sevilla.

Carolina España, Antonio Sanz, Rafael Catalá, Juan Manuel Moreno, Juan Ignacio Zoido, Elías Bendodo y Miguel Briones, entre los protagonistas. / Jesús Domínguez y Migue Fernández

En Fusionadas, Díaz coincidió con el presidente del PP andaluz, el malagueño Juan Manuel Moreno, que regresó a los varales del Cristo de la Exaltación, imagen que portó anteriormente durante veinte años.

La presidenta regional se desplazó luego a la salida de la Cofradía de la Paloma, donde quedó impresionada por el nuevo trono de la Virgen. «He quedado atrapada por su majestuosidad», dijo. Díaz acudió posteriormente a la casa hermandad de la Archicofradía del Paso y la Esperanza.

Tras la salida de Fusionadas, Zoido, Catalá y Cospedal se dirigieron a la capilla de la Congregación de Mena para ver la guardia de los legionarios al Cristo de la Buena Muerte.

Susana Díaz estuvo acompañada, entre otros, por el delegado delGobierno andaluz, José María Ruiz Espejo, y el portavoz municipal del PSOE, Daniel Pérez. Por su parte, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones; el presidente de la Diputación Provincial, Elías Bendodo; y la diputada nacionalCarolina España acompañaron a los tres ministros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos