Señas de identidad en el cortejo

El albacea Abraham Palomo y el teniente hermano mayor Rafael González, junto al atuendo de los romanos./  E. NIETO
El albacea Abraham Palomo y el teniente hermano mayor Rafael González, junto al atuendo de los romanos. / E. NIETO

M. GARCÍA

Una de las señas de identidad del cortejo de la Cofradía del Santo Traslado que procesiona cada Viernes Santo por las calles de la ciudad es la popular escuadra de romanos. De esta forma se recrean las antiguas legiones del Imperio Romano cuyo atuendo es muy vistoso y único de las diferentes representaciones que forman parte de la Semana Santa de Málaga.

Así, los típicos cascos con plumas, las corazas, las capas rojas, los escudos y las sandalias son conservadas en la casa hermandad durante todo el año, hasta que un grupo de hermanos luce este atuendo durante la salida procesional.

Desde 1921 forman parte del cortejo, cuando la cofradía hizo su primera salida procesional, que al parecer se decidió que acompañara a la Virgen, ya que entonces iba sin el Cristo hasta 1951. La cofradía pretende renovar estos ropajes de época más adelante.

Por otro lado, la sede social aguarda el antiguo grupo escultórico que acompañaba al Cristo del Santo Traslado en el trono. Las esculturas que trasladan el cuerpo sin vida de Jesús que representaban a José de Arimatea, Nicodemo y el pastor Estéfanus, realizadas por el imaginero Pedro Moreira en el año 1949, se sitúan en un lateral de la sala destinada a la celebración de actos en la segunda planta del edificio. Un guiño a la historia de la corporación que sigue viva camino de la primera centuria de su reorganización con la esperanza de aumentar su divulgación y la devoción a los titulares con los actos que se celebrarán durante el año que viene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos