«Ha sido una semana muy buena, pero se pueden mejorar cosas»

Los hosteleros se han beneficiado de grandes ventas durante toda la semana. /Ñito Salas
Los hosteleros se han beneficiado de grandes ventas durante toda la semana. / Ñito Salas

Mejorar los accesos, aumentar los aseos públicos y avisar de los cortes con mayor antelación, principales peticiones

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

La Semana Santa se ha despedido de la mejor manera posible. A pesar de que el tiempo no ha sido el mejor posible, la ciudad ha rozado el lleno y ha permitido que tanto los restaurantes como los hoteles y los alojamientos turísticos hagan caja entre trono y trono. La hostelería –que ya apenas puede crecer en el Centro– ha logrado superar las cifras del año pasado; los hoteles han rozado una ocupación del 90% y los alojamientos turísticos han colgado el cartel de lleno.

A pesar de todo, siempre hay margen de mejora: repensar los accesos al Centro, aumentar las plazas de aparcamiento, instalar servicios públicos para evitar que los restaurantes se conviertan en improvisados aseos, mejorar los horarios de la limpieza para que no se perjudique ni a vecinos ni a comerciantes.... «Siempre se pueden hacer cosas para mejorar», detallan todos los implicados.

Desde la asociación de hosteleros Mahos-Amares, que han sido los principales beneficiados de esta Semana de Pasión, entienden que siempre hay detalles en los que se puede crecer. Aunque no tienen ninguna queja de cómo les han ido las cosas, dicen que habría que prestar más atención a la mejora de los pasos y reforzar el número de aseos públicos para que ellos no tengan que cubrir esa carencia. El presidente del colectivo, Javier Frutos, lamenta la especial incidencia de ambas cuestiones en su trabajo diario. «Cualquier solución debe venir de la mano de la Agrupación de Cofradías y tras analizar el modelo de ciudad», defiende.

Los comerciantes piden que las máquinas quitacera no corten las calles por las mañanas

Otro de los colectivos que han despedido la Semana Santa sin quejas es el de los alojamientos turísticos. Su responsable en la provincia, Carlos Pérez-Lanzac, explica que la ocupación ha sido muy alta, tanto como en verano, y que los pisos se han llenado de familias completas que han buscado un ocio familiar. Ypor ello entiende que la principal carencia detectada ha sido la limpieza. «Los contenedores estaban muy escondidos para no afectar al paso de las procesiones y los turistas apenas podían encontrarlos», sostiene.

Para quienes no ha sido especialmente buena la semana es para los comerciantes. Aunque son conscientes de que estas fechas no son especialmente buenas para sus intereses, lamentan que las ventas no han alcanzado las expectativas. La responsable de la asociación de comerciantes Centro Histórico, recuerda que en estas fechas sólo pueden abrir por las mañanas y que aún así han sufrido por culpa de las máquinas quitaceras, que han cortado las calles principales para aplicar el producto en horario de comercio. «Entre unas cosas y otras, la semana ha sido bastante mala».

Problemas en los accesos

En la misma línea se expresan los residentes, que durante estas fechas se han convertido en los principales damnificados del paso de los cortejos procesionales. Desde la asociación de vecinos Centro Antiguo lamentan especialmente el corte de numerosas calles y la imposibilidad de salir de casa a determinadas horas. El secretario del colectivo, Óscar Agudo, se compara con las personas que viven en una isla. «Si algún día se produce una emergencia, no sé lo que vamos a hacer», se pregunta. A su juicio, esta semana sólo se organiza pensando en la celebración y no en quienes viven allí. «El Ayuntamiento debería informarnos con tiempo de los cortes que van a realizar para que nos podamos programar, pero eso no ocurre», denuncia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos