Santiago Souvirón: «Escribir el pregón me ha hecho vivir una montaña rusa de sentimientos»

Souvirón, el pasado lunes, en el salón de tronos de Estudiantes./Francis Silva
Souvirón, el pasado lunes, en el salón de tronos de Estudiantes. / Francis Silva

El periodista Santiago Souvirón exaltará este sábado en el Teatro Cervantes la Semana Santa de Málaga. Dice que el eje vertebrador es «mi visión particular de la Semana Santa y sus cofrades» y dice no tener miedo a la crítica

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMEROMálaga

Santiago Souvirón Gross (Málaga, 1980) subirá el próximo sábado, 17 de marzo, a las tablas del Teatro Cervantes para pregonar la Semana Santa de la capital. Este licenciado en Periodismo y actual director de Contenidos de la televisión municipal Canal Málaga –donde presenta el programa semanal ‘Málaga Santa’– es un cofrade desde la cuna, miembro de la junta de gobierno de la Hermandad de Estudiantes y cronista de la Agrupación de Cofradías. El pregón podrá ser seguido en directo a través de Canal Málaga y en SUR.es en streaming con la señal cedida por el canal municipal.

A medida que se acerca el pregón, ¿qué sensaciones tiene?

–Una mezcla entre felicidad y nerviosismo. Felicidad por lo que he hecho, por el texto y por lo que he vivido en el transcurso de estos meses y nerviosismo porque al acercarse el día aumenta la responsabilidad y hay muchas emociones que se acumulan y generan un pellizco en el estómago. Una sensación difícil de controlar y al mismo tiempo muy bonita.

¿Cuándo terminó de escribir el pregón?

–He de reconocer que he ido incumpliendo todas las fechas que me había propuesto. En otoño di mentalmente con el tipo de pregón que quería hacer y con la estructura. El pregón lo terminé de escribir a mediados de febrero.

¿Qué es lo que más le ha costado?

–Habiendo sido cofrade desde la cuna y los privilegios que da también mi labor profesional al estar día a día cerca de las cofradías, me hace tener muchas experiencias y vivencias, he conocido muchas historias y a muchas personas por lo que cuando te pones a escribir ha sido relativamente fácil. Lo más complicado fue establecer el hilo conductor, determinar cómo quería contarlo y saber qué pregón quería hacer.

¿Qué pregón le ha salido?

–Un pregón donde me veo tremendamente reflejado. Tenía claro desde el primer momento que no quería hacer un pregón para contentar a nadie, quería hacer mi pregón; un pregón en el que me sintiera cómodo con el texto y me sintiera feliz y lo he conseguido. Es un pregón en el que quien se asome de verdad y me conozca sabe que ahí está Santi Souvirón, que no hay nada de ficción y nada forzado.

¿Cuál es el eje vertebrador del mensaje de su pregón?

–Lo he definido como un pregón de continente clásico y de contenido moderno. No vamos a engañar a nadie, en la Semana Santa de Málaga y a lo largo de los pregones se ha dicho todo y bien, por lo que decir cosas diferentes es complicado. Voy a decir las cosas vistas por mí, por mi experiencia y mi trayectoria. El eje vertebrador del pregón es mi visión particular de la Semana Santa de Málaga y de los cofrades. Sobre ese eje gira un pregón donde he ido modulando cosas que pasan en la Semana Santa de Málaga y que han visto mis ojos, que han sentido mis emociones. No hay nada que me hayan contado. En el pregón está todo lo que he visto y sentido.

Francis Silva

¿Cuánto habrá de mensaje religioso en su pregón?

–El pregón debe ser una herramienta a través de la cual, cada año, los cofrades recordemos cuál es el eje central de nuestra razón de ser: Dios hecho hombre y la Virgen María. Todo lo demás tiene sentido cuando ese tronco está bien asentado. Creo que desde el punto de vista religioso, sin que tampoco haya una homilía porque evidentemente no es mi cometido ni estoy preparado para hacerlo, todos los años debemos recordar en el pregón que a partir de ahí nace todo. Después todo lo demás está muy bien: la belleza estética, el acompañamiento musical, los preparativos, … Son complementos necesarios y que le dan un grado de espectacularidad, pero la Semana Santa quedaría en una fiesta materialista si no tuviéramos ese tronco religioso.

¿Habrá innovaciones o será un pregón clásico?

–De contenido moderno y fresco y de continente clásico. El escenario y el contenido están adaptados al tipo de pregón y mi forma de ser.

¿Ha medido su duración?

–Lo he ensayado varias veces y el pregón leído como tal está entre la hora y diez y la hora y cuarto.

¿Lo ha leído ante alguien?

–Sí. Cuando lo terminé se lo leí a seis personas para ver su reacción y si eran capaz de captar el mensaje que quería trasladar.

¿Se puede saber quienes eran?

–Prefiero mantener el anonimato de esas personas.

¿Visualmente qué se encontrará el espectador en el Teatro Cervantes y el que lo vea por televisión?

–El escenario es un complemento perfecto del pregón. No está puesto nada al azar, no hay elementos forzados. El escenario va en consonancia al tipo de pregón.

¿Dígame tres pregones de Semana Santa que le hayan marcado?

–He visto muchos pregones por mi pasión por la Semana Santa y por mi obligación profesional, pero desde que me designaron pregonero, no he querido leer ni escuchar pregones. Los pregones que me han marcado han sido el de Antonio Banderas porque fue capaz de crear y aglutinar un ambiente perfecto tanto para el cofrade como para el más alejado de las cofradías. Es un pregón histórico que será siempre recordado y a mí me emocionó tremendamente. Me gustó mucho también el de Rafael de las Peñas, que tenía un mensaje interesantísimo. Después de escucharlo lo he releído y me encanta. Es un pregón en el que he descubierto muchas cosas interesantes. Me quedaría con esos dos, aunque confieso que desde que voy al Teatro Cervantes no hay ni un sólo pregón que no me haya emocionado en algún momento, me haya hecho recapacitar o me han puesto los vellos de punta.

En los últimos años hemos visto pregones donde se ha innovado introduciendo voces en el pregón, elementos audiovisuales,... ¿El suyo lo va a tener?

–Algo habrá, pero nunca tendrán más protagonismo que el texto del pregón. Serán elementos que acompañarán al pregón en un segundo plano.

En corto

Su primer recuerdo cofrade
Con cuatro o cinco años en un balcón de Larios con mi familia nervioso por la llegada del Coronado de Espinas.
Es hermano de...
Estudiantes desde que nací. También pertenezco a Monte Calvario, Santa Cruz, Dolores de San Juan, Mena, Sepulcro y Servitas.
Desfiles en los que ha participado
Estudiantes, Monte Calvario, Mena y Esperanza.
Ha portado los tronos de
Virgen de Gracia y Esperanza durante más de 20 años, los dos titulares de Monte Calvario y Mena y la Virgen de la Esperanza
Un momento emotivo de la Semana Santa para usted
La oración que hacemos los hombres de trono del manto de la Virgen de Gracia y Esperanza antes de salir
Estudiantes es
Una cofradía referente que es capaz de romper barreras.
Momentos de la Semana Santa que no se pierde
La salida del Cristo de la Expiración a los sones de ‘Mater mea’ y la entrada de la Virgen de la Paloma en la plaza de la Constitución.
¿Qué le diría a un foráneo sobre nuestra Semana Santa?
Que en Málaga se vive de una manera diferente, con muchos contrastes y ofrece una manera de vivirla cercana y distinta. Si la vive una vez, seguro que repetirá.
Para usted, la Semana Santa es...
Una de las partes más importantes de mi vida.

¿Considera que el formato de pregón está obsoleto?

–Creo que no. El pregón es un género que existe como tal y que hay que saber entenderlo y valorarlo. El formato del pregón no está obsoleto siempre y cuando tengamos presente los cofrades que aunque está todo dicho y muy bien dicho cada año tenemos la oportunidad de exaltar la Semana Santa a través de una vivencia, una experiencia y un sentir diferente porque cada cofrade es diferente, siente de forma diferente y tiene su pregón en la cabeza. Lo que no creo que sea necesario es buscar innovaciones forzadas para tratar de hacer algo diferente.

¿Tiene miedo a la crítica?

–No, porque la espero. Entiendo que el pregón le va a gustar a muchas personas y a otras no. Siempre que sea una crítica respetuosa, consecuente con lo que realmente se ha vivido la entiendo, la acepto, la espero y la quiero porque nunca llueve a gusto de todos. Tanto para este pregón como para cualquiera, el respeto debe ser fundamental y que nadie diga lo que no ha sentido. Prefiero la sinceridad de la gente que la palmadita en la espalda y después por detrás la crítica.

¿Alguna vez pensó que sería pregonero de la Semana Santa de Málaga?

–No. Ni lo he pensado, ni lo he pedido, ni lo he esperado, ni lo he querido, pero no dudé ni un segundo en decir que sí.

-Supongo que serán días de muchas llamadas y mensajes.

–Eso es lo mejor que me ha pasado. El pregón es una cosa efímera que va a durar un tiempo determinado el sábado pero lo que me va a quedar es la experiencia de todo lo que llevo vivido desde que el 8 de junio se hizo público mi nombramiento: las personas que me han llamado, que me han apoyado, que se han ofrecido, muchas de ellas anónimas, que me han mostrado tanto cariño. Lo que se quedará para mí para siempre, y es lo más bonito del pregón, son las sensaciones que en la soledad del pregonero he experimentado. Es un pregón que está llorado, reído y que me ha permitido revivir experiencias que no recordaba. Me ha hecho tener una montaña rusa de sentimientos mientras lo he escrito que la he disfrutado muchísimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos