La rehabilitación interior de la iglesia de la Divina Pastora saca a luz pinturas murales del siglo XVIII

La rehabilitación interior de la iglesia de la Divina Pastora saca a luz pinturas murales del siglo XVIII
Ñito Salas

El obispo y el alcalde de Málaga visitan el templo de Capuchinos y destacan el trabajo de restauración llevado a cabo

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La rehabilitación interior de la iglesia de la Divina Pastora ha permitido descubrir unas valiosas pinturas murales barrocas del siglo XVIII que decoran gran parte del templo y que lo convierten en un ejemplo único en su género de los edificios religiosos y civiles de Málaga. El obispo de la diócesis, Jesús Catalá, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, han visitado este sábado la iglesia del barrio de Capuchinos y han podido comprobar que las obras de restauración están muy avanzadas. El modo en que se han llevado a cabo los trabajos y la historia del edificio lo ha explicado el director técnico de la actuación, Pablo Pastor. La inversión en las obras, realizadas por edificaciones Castelló, ha sido de 279.425 euros, de los que el Ayuntamiento ha puesto 2.59.901 euros y el Obispado ha pagado los honorarios técnicos: 19.523 euros. Se prevé que el templo se reabra al culto el próximo mes de mayo.

En el descubrimiento de las pinturas murales han jugado un papel muy importante la restauradora Gloria Pérez Fernández y su equipo de colaboradores, que han sacado a la luz la decoración de dos bóvedas de la nave lateral norte formadas por ángeles y motivos vegetales sobre fondo de color rojizo, en el caso de la capilla que ocupa la Cofradía del Prendimiento, y por una representación de la escena del carro de fuego de San Francisco de Asís en el tramo de la nave adyacente, que con casi toda seguridad perteneció a la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís. Asimismo, sobresalen las pinturas murales aparecidas en los muros y en el techo de la nave central de la iglesia.

Las obras de reparación del interior del templo empezaron en julio de 2017. El edificio se encontraba afectado fundamentalmente por el mal estado que presentaba la solería y los revestimientos debido a la humedad y a la carencia de una base firme de sustentación de sus suelos. Los trabajos han consistido en la renovación de todo el pavimento, tanto de la iglesia como de algunas de sus dependencias anexas (la sacristía y el pasillo que la recorre lateralmente). En el templo se ha aplicado un nuevo pavimento de mármol en tonos blanco y rojo y se han reparado todos los camarines de la nave lateral situada junto al convento de las monjas clarisas. En uno de ellos se han abierto las ventanas laterales originales que daban luz natural a las imágenes contenidas en esos espacios.

También se ha renovado la instalación eléctrica y de megafonía. Igualmente, se ha aplicado un nuevo revestimiento de revoco de cal en los paramentos de la sacristía y el claustro lateral, en el que se ha colocado un suelo a base de ladrillo cerámico con espigas, muy similar al que existía originalmente en la iglesia y en sus claustros adyacentes. Asimismo, el pozo de uno de estos claustros, convertido hoy en patio, ha recuperado su primitiva disposición

Colaboración institucional

El obispo de Málaga ha destacado que las cosas salen mejor cuando hay colaboración entre las instituciones y ha agradecido el trabajo realizado por el Ayuntamiento en la restauración de la iglesia, por lo que se ha podido rehabilitar y recuperar un patrimonio muy importante. Catalá ha calificado de «optima y de magnífica» la labor hecha en el templo y ha recordado que el arreglo del edificio religioso comenzó hace diez años y ahora, tras distintas fases, se está en la etapa final. El importe de la restauración integral de las distintas fases asciende a unos 900.000 euros.

El prelado se ha referido «a la preciosidad de las pinturas murales» y ha felicitado a los técnicos que han llevado a cabo el trabajo. Respecto a la reapertura al culto, el obispo ha dicho que se prevé que sea en mayo, aunque que la celebración de acción de gracias será posterior, «sin prisas».

Ñito Salas

Por su parte, el alcalde ha recalcado que es muy positiva y muy favorable la recuperación para la ciudad de la iglesia de la Divina Pastora. «Estamos encantados de colaborar una vez más con la Iglesia de Málaga. Sumamos esfuerzos para llegar lejos», ha indicado el regidor. De la Torre ha ensalzado la recuperación de unas pinturas murales barrocas, que «son un ejemplo único en una iglesia malagueña y que tienen un gran valor histórico y artístico». El alcalde ha añadido: «Estamos muy contentos, muy orgullosos. Este templo es historia y patrimonio de Málaga y del barrio de Capuchinos».

Además del obispo y del alcalde, han visitado la iglesia varios concejales, entre los que estaba el portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez, y el edil de Ordenación del Territorio Francisco Pomares así como el párroco de la Pastora, Alfredo López, hermanos mayores de cofradías de Capuchinos y miembros de la parroquia, entre otras personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos