Protagonismo cofrade en los barrios de Málaga el Viernes de Dolores

Protagonismo cofrade en los barrios de Málaga el Viernes de Dolores
Migue Fernández

La lluvia sorprendió en la calle a la Cofradía de Medinaceli

MANUEL GARCÍAMálaga

La lluvia afectó a la Hermandad de Medinaceli y la obligó a recortar el recorrido de vuelta a su barrio. Un chaparrón caído cuando el cortejo iba por la calle Comedias hizo que hubiese que cubrir con plásticos a las dos imágenes titulares de la cofradía y provocó que se acelerara un poco el paso de ambos tronos para prevenir males mayores.

A las cinco de la tarde la cruz guía de la Hermandad de Jesús de Medinaceli y la Virgen de la Candelaria se puso en marcha como estaba previsto desde el ‘tinglao’ en el barrio de Martiricos. Muchas personas aguardaban en la salida de los titulares, a la que asistió el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, quienes dieron los primeros toques de campana del Cristo y de la Virgen, respectivamente, invitados por el hermano mayor, Enrique Martín, que vistió la túnica de los nazarenos del Cristo.

La cruz guía, flanqueada por dos faroles, precedía a la banda de cornetas y tambores de la Vera Cruz de Almogía, seguido de una sección de niños, nazarenos con bastones, el guión corporativo y penitentes con cirios, además del estandarte del Señor y la presidencia con hermanos portando bastones y cuatro ciriales.

Jesús de Medinaceli fue acompañado musicalmente por la banda de cornetas y tambores de Fusionadas. El trono, portado por varias mujeres, llevó un exorno de lirios morados, margaritas de color burdeos, antirrhinum y pitas.

En la sección de la Virgen nazarenos con velas, el estandarte de la titular mariana, mujeres ataviadas con mantilla, hermanos con bastones y cuatro ciriales caminaban delante del trono de la imagen, confeccionado con un abundante exorno floral que llevaba alhelíes blancos, casablanca, claveles rosas, mini rosas y orquídeas blancas, entre otras. Tras el trono, la banda de música de la Vera Cruz de Almogía cerraba el cortejo procesional. Como detalle, la Dolorosa llevó a los pies una rosa dorada. 

Durante el recorrido hasta el Centro, los tronos se mecieron a la altura del convento de las hermanas Mercedarias en la Cruz del Molinillo, así como ante la capilla de la Piedad. El hermano mayor de esa cofradía, Javier Torres, dio los toques de campana y una representación de la corporación del Viernes Santo saludó a los cofrades con el guión corporativo, mientras que en calle Guerrero hubo piropos al Cristo desde un balcón. La procesión discurrió por el entorno de la Catedral en una de sus apuestas desde hace algunos años para demostrar su valía como hermandad en la calle cada Viernes de Dolores y, de ese modo, conseguir el ingreso en la Agrupación de Cofradías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos