El Resucitado cierra una Semana Santa con pleno de cofradías en la calle

El Cristo Resucitado pasa por la tribuna, ante la atenta mirada del obispo, Jesús Catalá, y del alcalde, Francisco de la Torre. /Eduardo Nieto
El Cristo Resucitado pasa por la tribuna, ante la atenta mirada del obispo, Jesús Catalá, y del alcalde, Francisco de la Torre. / Eduardo Nieto

El trono de la Virgen Reina de los Cielos, que procesionó desde Larios con un ánfora menos, se encerró en San Julián pasadas las 15.30 horas

RAFAEL RODRÍGUEZ PUENTE

La Semana Santa echó el cierre pasadas las 15.30 horas de ayer con el encierro, en la iglesia de San Julián, de los titulares de la Agrupación de Cofradías, el Cristo Resucitado, primero, y de la Virgen Reina de los Cielos, después. Fue el epílogo de siete días de intensa vivencia cofrade en el Centro Histórico y en los barrios, en el que hubo pleno de hermandades en la calle, aun cuando el Domingo de Ramos despertó con lluvias intermitentes, viento y frío, y el Viernes Santo comenzó y acabó con chispeo, más viento y fresco.

Sin el bullicio de las jornadas anteriores y con el tiempo a favor, la cruz guía agrupacional, flanqueada por dos faroles, se asomó a la calle Nosquera a las 10.00 horas. Abrió el séquito la banda de Bomberos. En la paleta de colores del domingo de pascua, lo que tocaba era el blanco; primero, por el calendario litúrgico, y segundo, por el manto de la imagen mariana y los nazarenos de la Agrupación, que ya desde el pasado año vienen reforzando su presencia. Y entre un trono y otro, representaciones de todas las cofradías con guión corporativo incluido, excepto Pasión, que sacó la bandera sacramental. Una vez desplegada la comitiva en la calle, resultaba una auténtica explosión de júbilo en su variedad cromática.

Nazarenos del Domingo de Ramos al Martes Santo, con el Cristo de Resucitado, y del Miércoles al Viernes Santo, con la talla de Álvarez Duarte, que llevaba en la mano izquierda un ramo de azucenas en oro, regalo del recordado José París, una de las figuras importantes de la Semana Santa.

El cortejo se desarrolló sin el bullicio de jornadas anteriores y con el tiempo a favor

La Virgen, vestida por Guillermo Briales, exhibió un tocado de pliegues, confeccionado con una tela brocada blanca con flores rosas, y un fajín realizado con galones antiguos.

El reloj marcaba las 10.18 horas cuando la banda de cornetas y tambores del Carmen tocó la Marcha Real, seguida de ‘Cristo del Amor’, de Escámez, para la salida del Señor de José Capuz, que figuró en su mermado trono, exornado con alhelíes, rosas, rosas de pitiminí y fresias. Y es que, finalmente, el nuevo conjunto, diseñado por Fernando Prini, tendrá que esperar hasta el Domingo de Resurrección de 2019, toda vez que el taller de Manolo y Antonio Doradores no ha terminado a tiempo su cometido en la obra, pese a que el estreno estaba anunciado para ayer.

Casi 25 minutos más tarde lo hizo la imagen mariana con la marcha ‘Reina de los Cielos’, interpretada por la banda de música de la Paz. Pero antes, el trono se echó a ras de suelo para atravesar la puerta de San Julián. El presidente de la Agrupación, Pablo Atencia, tomó el martillo en la calle Nosquera. Y portando la bandera de la institución, el hermano mayor de Nueva Esperanza, David Vidal, que debutó en este menester.

Calle Nueva

El cortejo continuó por el entorno de los Mártires y buscó la calle Nueva por el lateral de la Tribuna Oficial. Fue precisamente en Nueva, en el giro desde Especerías, donde sonó ‘Réquiem’ para el Cristo. Y ‘Frente a ti’, de Eloy García, para la Virgen Reina de los Cielos, pieza que supo a gloria.

La entrada del Señor en la Alameda se produjo, entre aplausos, a las 12.35 horas. Sin embargo, el momento más esperado fue cuando el Resucitado pasó por la Tribuna Oficial (13.50 horas), donde se encontraban el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre; el obispo de la diócesis, Jesús Catalá; los concejales Carlos Conde y Teresa Porras; y los ex presidentes del ente agrupacional, Jesús Saborido, FranciscoToledo, Francisco Fernández Verni, Rafael Recio, Clemente Solo de Zaldívar y Eduardo Pastor.

El trono de la Virgen, que en Larios hubo de retirarle un ánfora ante el peligro de caída, llegó a este enclave a las 14.12 horas, y minutos más tarde dio la doble curva con ‘Pasan los Campanilleros’. El encierro le aguardaba con Nosquera llena de público.

Difícil salida del trono de la Virgen Reina de los Cielos.
Difícil salida del trono de la Virgen Reina de los Cielos. / Eduardo Nieto

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos