El pregonero de las hermandades de gloria reivindica su importancia en la ciudad

José Manuel Molina./Eduardo Nieto
José Manuel Molina. / Eduardo Nieto

José Manuel Molina anima a las corporaciones letíficas a integrarse en los movimientos vecinales de los barrios

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El santuario de María Auxiliadora, en el barrio de Capuchinos acogió ayer el pregón que organiza cada año la Agrupación de Hermandades de Gloria tras la Semana Santa. En esta ocasión, la exaltación corrió a cargo del anterior presidente de la Archicofradía de María Auxiliadora y bordador José Manuel Molina Cobos, que ha sido presentado por el hermano mayor de la Hermandad de los Salesianos, Juan Manuel León. Molina ha reivindicado en su pregón la importancia de las hermandades de gloria en la ciudad.

«Nosotros, las glorias, somos corporaciones tan importantes en esta ciudad como cualquier corporación de la índole que sea…. Somos historia viva de esta ciudad , con nuestros altos y bajos como todas, con nuestras vicisitudes…. con nuestras alegrías… pero viviendo nuestra fe como sabemos hacerlo las glorias… novenas, septenarios, triduos, procesiones, romerías, por la tierra y por el mar, con bueyes y a caballos… con remos y al hombro… en carreta y en trono, ¿habrá más amalgama de procesionar que las glorias?», ha resaltado el pregonero, quien animó a las corporaciones letíficas a integrarse en los movimientos vecinales de los barrios «para la ayuda al más necesitado». «No podemos callar ante tanta lacra social, no podemos encerrarnos y mirarnos el ombligo», ha dicho.

Molina ha tenido palabras para todas las cofradías de gloria que pertenecen a la Agrupación y también para la Virgen de la Victoria, Patrona de Málaga, que este año cumple el 150 aniversario de su patronazgo y el 75 aniversario de su coronación. Asimismo, ha reivindicado que la fiesta de los Santos Patronos Ciriaco y Paula vuelva a ser día festivo local. También ha apostado por situar a la Virgen del Rosario, patrona de El Palo, en el altar mayor de su parroquia.

Sus últimas palabras han sido para las advocaciones marianas de gloria del barrio de Capuchinos, esto es, la Virgen de la Alegría, de la que es vestidor; la Divina Pastora de las Almas, patrona del barrio; y María Auxiliadora, la principal devoción de su vida y con la que ha finalizado un pregón que ha sido muy aplaudido, y que ha estado precedido por un concierto de la Banda Municipal de Música. Al acto en el santuario salesiano acudieron el obispo, Jesús Catalá, el delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Manuel Santiago, la concejala de Fiestas, Teresa Porras, el portavoz municipal del PSOE, Daniel Pérez, el técnico de Ciudadanos, Íñigo Vallejo, y el director del Distrito Centro, Francisco Cantos, entre otros.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos