La Patrona regresa a su basílica tras un mes de mayo histórico

La Patrona pisó el Patio de los Naranjos entre aplausos. /Eduardo Nieto
La Patrona pisó el Patio de los Naranjos entre aplausos. / Eduardo Nieto

Cientos de personas acompañan a la Virgen de la Victoria en su traslado extraordinario desde la Catedral hasta su barrio

RAFAEL RODRÍGUEZ

La Patrona de Málaga, Santa María de la Victoria, ya se encuentra en su basílica. Anoche puso fin a 36 días de estancia en la Catedral, de manera extraordinaria, con ocasión del 150.º aniversario del patronazgo de la imagen sobre la diócesis y los tres cuartos de siglo de su coronación canónica.

El obispo, Jesús Catalá, y varios canónigos, en la salida.
El obispo, Jesús Catalá, y varios canónigos, en la salida. / Eduardo Nieto

La preciosa talla ha venido ocupando el tabernáculo marmóreo del presbiterio catedralicio durante el mes de mayo para recibir las tradicionales peregrinaciones, con visitas de devotos, arciprestazgos, hermandades, autoridades y colegios. También fue objeto de un besamanos en la capilla de la Encarnación y salió el pasado sábado en procesión extraordinaria por las calles del Centro para presidir el acto central de la magna mariana de las Vírgenes coronadas desde el atrio del templo mayor de la diócesis. Sin embargo, ayer, víspera del Corpus Christi, le tocó regresar a su santuario-basílica y lo hizo arropada por centenares de devotos que no quisieron perderse este momento inédito por la fecha.

Escolanos de Santa María de la Victoria ante la Patrona.
Escolanos de Santa María de la Victoria ante la Patrona. / Eduardo Nieto

A las 20.40 horas se puso en marcha la comitiva tras el toque de fanfarrias que anunciaron la solemnidad del Corpus desde la Catedral. La cruz parroquial, flanqueada por dos ciriales, abrió el cortejo, en el que participaron algo más de un centenar de hermanos con cirios blancos. El cuerpo de acólitos dio paso a la devota efigie, que salió con la marcha 'Málaga, a su Virgen de la Victoria', a cargo de la banda de música de la Expiración. La Patrona figuró en su trono de traslado, el mismo que la hermandad utiliza cada año para llevarla a la Catedral, en rosario de la aurora, en las vísperas de su novena de septiembre, al que se le incorporaron nuevos elementos. Así, a las andas se le añadieron unos arbotantes de la Virgen de la Soledad de San Pablo, así como dos ángeles de plata de la Dolorosa de la Concepción. El exorno floral también fue distinto al que presentó en el traslado de ida, a base de orquídeas, rosas de pitiminí, bouvardia, rosas, ranúnculos y limonium, todo en color blanco. Y rosas rojas a su espalda.

La imagen recibió una gran petalada en las calles Casapalma y Huerto del Conde

El recorrido no incluyó la arteria principal del barrio de la Victoria en su totalidad, como en septiembre. Y es que tras dejar atrás el Centro por Casapalma y Cárcer, buscó el entorno del mercado de la Merced para entrar en Huerto del Conde y girar hacia Coto de Doñana desde donde accedió a la calle Victoria. Antes de que ocurriera esto, la Virgen recibió una gran petalada en Casapalma, con el 'Himno de Coronación de la Esperanza', de Artola, y en Huerto del Conde, donde se oyeron unas sevillanas al filo de las 23.00 horas. Y ya ante la parroquia de San Lázaro, la Escuela de Música Virgen del Rocío interpretó 'Málaga, a su Virgen de la Victoria'.

El encierro se produjo pasada la medianoche con el santuario engalanado con banderas, reposteros y gallardetes, tanto en su interior como en su exterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos