El obispo reclama unidad a las Penas para recuperar «la normalidad cuanto antes»

Catalá, durante la eucaristía en honor al Cristo de la Agonía. /Eduardo Nieto
Catalá, durante la eucaristía en honor al Cristo de la Agonía. / Eduardo Nieto

Jesús Catalá pide a los hermanos ser «una piña» y responsabiliza a los anteriores directivos de que la intervención de la cofradía se esté dilatando

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El obispo de la diócesis de Málaga, Jesús Catalá, ha reclamado esta mañana unidad a los hermanos de la Cofradía del Cristo de la Agonía y la Virgen de las Penas para recuperar «la normalidad cuanto antes». La hermandad del Martes Santo está intervenida por el Obispado desde enero de 2015 por el enfrentamiento entre dos candidaturas y después de que se detectasen presuntas irregularidades en la gestión.

Al final de la función principal del quinario en honor al Cristo de la Agonía, Catalá, ataviado ya con la mitra y el báculo -símbolos de su autoridad-, ha pedido a los hermanos de las Penas que «no haya división interna» y que todos sean «una piña» para recuperar «la normalidad cuanto antes».

El prelado ha reconocido que la intervención se ha prolongado en el tiempo y ha achacado de que se haya dilatado a que «los encausados» han presentado recursos ante la Santa Sede; según ha añadido aún hay un recurso abierto que deberá resolver el Vaticano. Con la denominación encausados se ha referido, sin nombrarlos, al exhermano mayor Francisco Calderón y el ex primer teniente de hermano mayor Jesús Mesa, entre otros, que fueron sancionados por la autoridad eclesiástica.

Durante la homiliá, Jesús Catalá ha manifestado que las cofradías «deberían ser ejemplo de fraternidad» y ha censurado que no siempre lo sean. Un mensaje indirecto a la situación de división interna que sufre las Penas desde hace ya tres años.

Catalá ha estado acompañado en la misa por uno de los dos vicarios generales de la diócesis, Antonio Coronado, y por el párroco de los Santos Mártires, Felipe Reina. En primera fila del oratorio de las Penas se encontraba el actual comisario de la Hermandad de las Penas, Manuel Gordillo, nombrado hace tres años.

El 28 de noviembre de 2014 se deberían haber celebrado las elecciones para elegir a una nueva junta de gobierno en las Penas, a la que se presentaron dos candidaturas: la de Jesús Mesa y la de Antonio Alés. Sin embargo, la autoridad eclesiástica paralizó el proceso después de que la lista de Alés solicitara amparo al Obispado con el argumento de que no podía acceder al censo de hermanos mientras que la junta de gobierno en funciones esgrimió preceptos legales de la Agencia de Protección de Datos para no facilitarlos. Después de las fiestas navideñas de aquel año, en enero de 2015, Jesús Catalá intervino la cofradía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos